Así fue la trampa que puso la Guardia Civil en la que cayó Ana Julia y desveló el paradero del cuerpo de Gabriel

Patrocinados
 

Desde que se anunció que Ana Julia Quezada, la pareja del padre de Gabriel Cruz, fue detenida este domingo por la mañana cuando transportaba el cuerpo del pequeño en el maletero de su coche, están saliendo a la luz multitud de informaciones que hacen del caso uno de los más enrevesados de los últimos años.

Ana Julia había participado como una mas en las numerosas batidas que se organizaron para buscar a Gabriel. No solo esto, también publicó en su perfil de redes sociales mensajes de apoyo a la búsqueda e incluso llegó a conceder alguna entrevista.

Patrocinados

Y ahora sabemos que la detención de Ana Julia Quezada se produjo porque La Guardia Civil ya sabía que ella era la principal sospechosa de la desaparición de Gabriel y le tendió una trampa que facilitó la localización del cuerpo de Gabriel ya que “Era muy difícil, prácticamente imposible, que algún desconocido se lo hubiera llevado, a plena luz del día, en un recorrido tan corto y tan apartado”, apuntaron.

Patrocinados

La Policía Judicial de Almería recibió el refuerzo de la UCO, especialistas en la investigación de este tipo de casos, que ya cercaron a Ana Julia desde que ella misma descubrió una supuesta camiseta del desaparecido el pasado 3 de marzo a más de cuatro kilómetros de distancia de donde se perdió su pista. La sospecha era total y desde ese momento cercaron a la sospechosa.

Pero no podían dar un paso en falso. No conocían el móvil del secuestro y entendían que cualquier error podía provocar un fatal desenlace. Porque los agentes siempre creyeron que Gabriel estaba con vida.

La investigación no avanzaba y fue por eso que optaron por lanzarle un señuelo para ver si “picaba”. Y picó. El viernes tomaron declaración a la sospechosa donde notaron una extraordinaria frialdad y fue en ese momento en que soltaron el cebo. Tras dejar a su pareja, el padre del desaparecido, acudió a la zona donde tenía escondido a Gabriel. La Guarda Civil la controlaba a distancia. Según informa Telecinco La UCO usó como señuelo la cámara de un hotel que detectó un coche sospechoso. Le dijeron a Ana Julia el modelo del coche que había sido supuestamente grabado y parte de la matrícula, lo que hizo que la detenida por el asesinato del pequeño Gabriel intentara cambiar el cadáver del niño de lugar.

Fue allí dónde La Guardia Civil actuó. Interceptó el vehículo y la detuvo. Abrió el maletero y encontró a Gabriel. Algunos de los agentes rompieron a llorar. Hasta el último minuto estaban convencidos de que vivía.

La Guardia Civil continúa la investigación y no se descarta por el momento la implicación de una tercera persona.

Patrocinados

Uso de cookies

Seguro que sabes que tenemos que molestarte porque nos obligan a avisarte de que usamos cookies. Esta es la política de cookies, pincha el enlace para más información.Si continúas navegando entendemos que aceptas dicha política.

ACEPTAR
Aviso de cookies