Esta chica mezcló vodka con una máquina de tatuajes y cometió el error de su vida

Patrocinados
 

Mezclar alcohol con una máquina de tatuajes, una muy mala idea. 

Todos conocemos historias donde alguien –un amigo de un amigo, el cuñado de un primo, el vecino de un compañero de trabajo– se levanta una mañana sin recordar nada y con el cuerpo lleno de tatuajes. El protagonista de estas historias se pasó con los chupitos de tequila la noche anterior, y la idea de decorar su cuerpo con algún extravagante dibujo le pareció una gran idea, hasta que se despertó y vio la “obra de arte”.

El alcohol siempre es un mal consejero, y si eres propenso a perder el control cuando tomas bebidas espirituosas lo mejor es tener a alguien de confianza cerca que te pueda parar los pies. Eso es lo que le faltó a Lauren Durham, una joven de Reino Unido que después de beberse, ojo, dos litros de vodka con naranja, decidió que era el momento de tatuarse en su piel el nombre de sus amigos. El despertar fue de los que no se olvidan: “Mi madre me llamó imbécil y todos los insultos que existen en la tierra. Tampoco se asustó. Dijo que ya era hora de madurar”. 

Patrocinados

La joven británica se había tatuado el nombre de “Richie” en una pierna: “Estuvimos en una fiesta durante un par de horas. Todos teníamos  una bebida y fui yo la que me empezó con lo de los tatuajes. Todos nos tatuamos los nombres de los otros”.

Como decía Stevie Wonder, si bebes, no te hagas tatuajes.

Patrocinados

Patrocinados

Uso de cookies

Seguro que sabes que tenemos que molestarte porque nos obligan a avisarte de que usamos cookies. Esta es la política de cookies, pincha el enlace para más información.Si continúas navegando entendemos que aceptas dicha política.

ACEPTAR
Aviso de cookies