Una “influencer” con aires de grandeza quiere cobrar por unas vacaciones de lujo… y se descojonan en su cara

Patrocinados
 
  1. Reconocedlo, vosotros también lo habéis hecho en alguna ocasión: el pecado del postureo. Todos nos hemos dejado seducir en alguna ocasión, o al menos hemos tenido la tentación, de caer en el aplauso fácil o la sonrisa cómplice de nuestros seguidores en Facebook, Twitter o —la red favorita para el postureoInstagram. Claro, siempre habrá quien caiga en tu trampa

Y es que si en otros tiempos, hacía falta ser un auténtico triunfador para obtener la aclamación popular, hoy en día basta un perfil en una red social, unos cuantos selfies, una dosis de “sonrisas Profidén” y mucho tiempo libre para presentar una vida de triunfador. Pero es importante un mínimo de criterio: si no has alcanzado el nivel de una de las grandes celebridades de las redes, quizás no deberías comportarte como si lo fueras.

Y menos con estos aires de grandeza

Patrocinados

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Patrocinados

Vía Elegí mal día.

Patrocinados

Uso de cookies

Seguro que sabes que tenemos que molestarte porque nos obligan a avisarte de que usamos cookies. Esta es la política de cookies, pincha el enlace para más información.Si continúas navegando entendemos que aceptas dicha política.

ACEPTAR
Aviso de cookies