Web
Analytics

13 internautas contaron cosas extrañas que les sucedieron y que no tienen explicación lógica

A todos nos ha pasado alguna vez algo inexplicable. No estáis solos: parece que el mundo está lleno de cosas extrañas que pasan a la gente, tal y como ha demostrado un reciente hilo de Reddit.

Alguna de las historias nos ha dejado boquiabiertos, mientras que otras nos han puesto la piel de gallina. que les suceden a la gente de vez en cuando, y un hilo reciente en Reddit lo demostró. Algunas de estas historias nos dejaron boquiabiertos, otras hicieron que se nos erizaran los pelos.

1.

Aparentemente, cuando era más joven y apenas podía hablar, estaba sentada en el piso jugando con algunos juguetes tranquilamente con mi mamá, cuando le dije: “Cuando estaba en el cielo, conocí a una mujer que me dijo que serías la mamá perfecta para mí”. Al parecer, tenía la creencia de que había estado en el cielo antes de nacer, y que un ángel me miró y eligió a la mamá con la que fui. Mi mamá me pidió que describiera a la mujer, y aparentemente describí perfectamente a la bisabuela de mi mamá. Hasta el color de los ojos. Nunca había conocido a mi tatarabuela ni había visto una foto de ella.

2.

Una vez, me estaba cambiando de pantalones en mi habitación antes del trabajo y me quité el cinturón. Después de ponerme mi otro par de pantalones, fui a ponerme el cinturón de nuevo, pero el cinturón no estaba. No había nadie más en la habitación y pasé unos 10 minutos buscándolo, ya que simplemente lo había dejado en el suelo. Han pasado 10 años y por fin volví a ver ese cinturón.

3.

Yo era un niño pequeño en una tienda de comestibles y vi un helicóptero de juguete (del tamaño de un Hot Wheels) que realmente quería por alguna razón. Yo, por supuesto, no lo compré, pero el recuerdo se me quedó en la cabeza. Unas noches después, tuve un sueño en el que estaba jugando con el helicóptero, pero mientras soñaba me di cuenta de que era un sueño y como un tonto pensé que, si lo ponía debajo de la almohada, estaría allí cuando me despertara. Después, me desperté y miré ansiosamente debajo de la almohada para encontrarlo. Por alguna razón, estaba justo donde lo había dejado en el sueño. Cuando era niño, no me sorprendió encontrarlo allí, ya que todo tenía perfecto sentido para mí, pero años después, no tengo ni idea de cómo el helicóptero de juguete se metió debajo de la almohada.

4.

Me volví hacia la otra persona que estaba en la habitación conmigo, a quien apenas conocía, y le dije: “Mi hermana se está comprometiendo en este momento”, sin tener la intención de hablar más en absoluto.

Cortésmente, preguntó por qué le decía eso, y tuve que negar con la cabeza y decir: “No lo sé”.

Unos días después, descubrí que, efectivamente, en ese momento exacto, en el otro extremo del mundo, ella le había dicho “sí” al chico correcto.

Ni siquiera sabía que tenía novio.

5.

Una mañana, me desperté y noté que mi cámara estaba encima del sofá frente a mi cama. Sabía que no la había puesto allí. Me acerqué, la tomé, la encendí e hice clic en el botón para ver las fotos. Había cientos de fotos mías durmiendo, todas aparentemente tomadas desde el respaldo del sofá. Estaba literalmente tan asustado que no podía dejar de llorar. Vivía solo. Era solo foto tras foto de mí durmiendo. Las fotos se tomaron en “instantánea rápida”, donde la cámara toma aproximadamente una foto por segundo. Más tarde, me di cuenta de que la cámara ni siquiera tenía una configuración de “toma rápida”, por lo que técnicamente era imposible que tomara las fotos. Las marcas de tiempo sugieren que todas las fotos se tomaron entre las 2 a. m. y las 3 a. m. Nunca supe qué pasó y cómo llegó la cámara al sofá.

6.

Tengo un recuerdo vívido de estar en la Estatua de la Libertad cuando era niño, sobre los hombros de mi padre, viendo el horizonte de Nueva York. Recuerdo lo que almorzamos ese día, etc. Recuerdo el ferry que tomamos. Siempre he pensado y hablado sobre este recuerdo, pero mi familia niega haber ido alguna vez a Nueva York. No fui por primera vez hasta los 23 años, pero curiosamente, cuando fui, recordé todo como había sido cuando estuve allí con mi papá.

7.

Cuando tenía 10 años, no quería ir a la escuela un día. Fingí dolor de estómago para que mi abuela me dejara quedarme en casa. Siempre he sido mala para mentir, así que mi abuela me dijo mentirosa. Me dijo que si estaba demasiado enferma para ir a la escuela, me pediría una cita con el médico. Tres horas después, me llevaron de urgencia a una cirugía. Mi enfermedad falsa era en realidad apendicitis y estaba tan inflamada que si no hubiera ido ese día, mi apéndice no lo habría resistido y podría haber muerto. Me sentía 100 % bien ese día. Fingir estar enferma me salvó la vida …

8.

Estaba en la casa de un amigo. Él estaba en el garaje trabajando en su moto. El camino de la entrada estaba vacío porque mis padres se habían ido hace un tiempo. Entré para tomar un refresco, pero decidí buscar a su gato. A quien no había visto en todo el día. Entré a la oficina y mientras lo llamaba por su nombre, una voz profunda de un hombre dijo “Miau” directamente en mi oído derecho. Salté y corrí por el piso principal buscando quién lo había dicho. No encontré a nadie.

9.

10.

Cuando mi hija era pequeña y se enojaba, algo en la cocina se rompía sin razón. Sucedió demasiadas veces para ser una coincidencia y las cosas que se rompieron lo hicieron de manera inexplicable. Recuerdo claramente un caso muy temprano en la mañana de pie en la cocina, diciéndole que no podía comer el pastel de la noche anterior. Inmediatamente se enojó y escuché un extraño sonido en la alacena. La abrí y encontré que un plato en la parte superior de la pila estaba roto en varias partes.

Esto no se repitió en años posteriores. Ahora tiene 24 años y a menudo aludo a esto y le recuerdo a su novio que no la haga enojar.

11.

Juro que mi hijo de 4 años puede leer mi mente o, a veces, pensamos en la misma longitud de onda. He pensado al azar en un alimento específico (es decir, helado, que rara vez tomamos) y me pregunta: “¿Podemos ir por helado?”. O pienso en mi mamá y me pregunta: “¿Podemos ir a casa de la abuela?”.

12.

Hace algún tiempo, mi amigo y yo conseguimos un contrato en otra ciudad y tuvimos que conducir todos los días durante 2 semanas. Tardábamos una hora en llegar y una hora en volver, pero un día tardamos 3 horas en llegar a la ciudad. Mi amigo se dio cuenta de que algo andaba mal cuando su esposa lo llamó y le preguntó por qué apagaba el teléfono y por qué se tardaba. Salimos un poco antes de las 2 de la tarde y la llamada llegó casi a las 5 de la tarde.

Hasta el día de hoy, no podemos explicarlo, y para complicar aún más las cosas, ambos tenemos recibos de una estación de servicio en la que nos detuvimos justo antes de llegar a la autopista y que tienen un sello con la hora un poco después de las 2 pm. Mi teoría es que los extraterrestres nos llevaron durante 2 horas, pero quién rayos puede saber.

13.

Estaba internado en el hospital, un tipo que dijo que trabajaba en mantenimiento entró en mi habitación para reparar la luz sobre la ducha. Estaba en cama y no podía levantarme, así que bromeamos sarcásticamente sobre cómo sería la luz de útil para mí. Me preguntó qué me había pasado y me contó de un terrible accidente industrial que le había sucedido. Dijo que volvería a visitarme y llevaría fotos de las heridas que, según los médicos, lo iban a dejar sin poder caminar (el mismo diagnóstico que yo tenía). Volvió con fotos, tuvimos una buena charla y me sentí muy animado cuando se fue. Durante los días siguientes, le conté a varios miembros del personal sobre este simpático joven. Todos me dijeron que nadie con ese nombre trabajaba en mantenimiento en el hospital. Nunca habían oído hablar de él y dijeron que los de mantenimiento no estaban trabajando en ese piso del hospital ese día, ni toda esa semana.

Y a ti, ¿alguna vez te ha pasado algo que no has podido explicar lógicamente? Cuéntanoslo en los comentarios.