Web
Analytics

14 anécdotas increíbles que demuestran que el mundo es un pañuelo

El mundo es enorme, pero en cierto modo, no es tan grande como pensamos. Por ejemplo, dicen que entre nosotros y cualquier desconocido, hay un máximo de 6 personas que nos conectan.

También ocurre que los medios de transporte han hecho más pequeño nuestro mundo. Por esas razones, todos tenemos alguna historia que revela lo pequeño que es nuestro planeta. Y algunas son dignas de un guion de Hollywood…

Atento a esta recopilación de experiencias relatadas por internautas, porque son un testimonio de que lo imposible es muy probable.

1.

Mi esposa y yo vivíamos en el mismo condado (260 000 habitantes aproximadamente), pero no fuimos juntos a la escuela ni nada por el estilo. Nos conocimos a través de un amigo en común. Cuando le propuse matrimonio, mi mamá y su mamá se conocieron. Mi mamá reconoció a su mamá y me dijo que estaba bastante segura de que mi esposa y yo habíamos sido compañeros en el preescolar. Así que mi mamá buscó entre un montón de fotos y encontró la foto de mi clase de preescolar, me señaló en la fotografía y adivinen quién estaba justo a mi lado. Mi esposa.

2.

Mi papá era sudafricano, pero tenía su propio negocio en Inglaterra. Un día, llegó un nuevo cliente, que también era sudafricano, de la misma ciudad, aproximadamente de la misma edad. Entonces empezaron a conversar. Unas horas más tarde, el cliente regresó y preguntó por mi papá. “Mira”, dijo, “fui a mi casa y encontré esto. Es una foto antigua de una fiesta de cumpleaños”. Era una fotografía de los años 30 en blanco y negro de un grupo de niños. Tendrían 10 años, todos posando para la cámara. “Ese”, dijo señalando a uno de ellos, “soy yo. Y ese”, señalando a otro, “¡eres tú!”. Este hombre había visto una vez, y solo una vez, a mi padre, 50 años antes, en otro continente, y tenía una foto para probarlo.

3.

4.

Todos los holandeses que se mudaron a Canadá alrededor de 1940 se conocen. Puedo encontrarme con un extraño y apenas me diga que tiene abuelos holandeses, puedo garantizar que tenemos una conexión. Me mudé a Ámsterdam y un completo desconocido me dijo que tenía familia en Canadá. Sí, conocía a su familia.

5.

Mi esposa nació en California, en un hospital que técnicamente ya no existe. Nació con un soplo cardíaco. Casi 24 años después, mientras cursaba su maestría, una enfermera de California dio una charla en su clase. Les habló sobre el caso de un recién nacido que tenía un soplo en el corazón. Dijo que una de las partes más difíciles del trabajo es que nunca se sabe qué sucede con los pacientes luego de que los dan de alta. Era el caso de mi esposa del que estaba hablando.

6.

7.

Mi prometido y yo estábamos comprando entradas para un concierto. Tomó una eternidad porque se estaban vendiendo muy rápido, así que hicimos clic un millón de veces hasta que obtuvimos dos. Unas horas más tarde, llamamos a unos amigos para ver si habían conseguido sus entradas, y así fue. Cuando nos dijeron dónde estaban sus asientos… ellos estaban sentados directamente a nuestro lado. El estadio es enorme, no tengo idea de cómo pasó eso.

8.

En 2004, fui a estudiar a Canadá. Estaba buscando en internet un lugar para vivir, y me encontré con un tipo al azar en un sitio web cualquiera. Estaba buscando a alguien con quien compartir su apartamento, así que nos pusimos a hablar. A medida que avanzaba la conversación, descubrimos que veníamos de la misma ciudad, que habíamos ido a la misma escuela y en el mismo año. Yo estaba en el salón de clases 1, él estaba en el salón de clases 6, por eso nunca nos conocimos. Luego continué preguntándole dónde vivía, ¡resultó que vivíamos en el mismo condominio!
Inmediatamente llamé a mi papá y le conté. Mi papá estaba almorzando solo en un restaurante cerca de nuestra casa. Se quedó en silencio por un rato, luego me respondió: “Creo que la familia del chico del que hablas está sentada a unos metros de mí; aparentemente están recibiendo la llamada de su hijo, y me están mirando y sonriendo”.

9.

10.

Me encontré con mi exnovia en mi luna de miel en un resort en el Caribe. Una tarde, mi esposa estaba durmiendo la siesta, así que salí al balcón a contemplar la vista. Miré a la izquierda y ahí estaba Gina. No la había visto ni había hablado con ella en al menos 8 años. Resulta que ella también estaba allí en su luna de miel.

11.

Durante mi niñez, nos mudamos mucho. De los 6 a los 13 años, viví en una casa que me encantaba, pero desafortunadamente tuvimos que mudarnos. Ahora tengo 26 años. Mi novio y yo estábamos platicando con unos amigos de su familia en una pequeña fiesta. Resulta que ahora viven en la casa de mi infancia.

12.

13.

Vivo en Escocia. En ese entonces, residía en las afueras de Edimburgo, estaba en la universidad y trabajaba a tiempo parcial en la tienda Levi’s de la ciudad. Durante el verano contábamos con un grupo de personal adicional para que ayudara con los clientes. Así conocí a Christine, una australiana que estudiaba en la Universidad de Edimburgo.
Uno de mis tíos vive en Sídney y decidimos visitarlo ese año. Paramos en la ciudad de Cairns en el camino y alquilamos un automóvil en una empresa local. El dueño de la firma se puso a charlar con nosotros y nos preguntó de dónde éramos. Cuando le dijimos “Escocia, cerca de Edimburgo”, dijo: “Guau, el mundo es pequeño, mi hija está en la Universidad de Edimburgo, y estaba trabajando a tiempo parcial en Levi’s para ahorrar para un boleto a casa, es su cumpleaños este fin de semana”. Cuando le pregunté: “¿Su hija se llama Christine?”, ¡la mirada de asombro en su rostro fue realmente increíble!

14.

¿Cuál ha sido la coincidencia más increíble que has experimentado?