Web
Analytics

14 pisos en alquiler que estaban llenos de sorpresas (algunas te pondrán la piel de gallina)

Alquilar un piso es un proceso que siempre está lleno de incertidumbre… y muchas molestias. Si alguna vez te has mudado sin sobresaltos, felicidades: eres la excepción a la norma.

No solo está el problema de encontrar el piso adecuado y preparar el papeleo, sino que una vez que nos plantamos en nuestra nueva vivienda podemos encontrarnos con sorpresas. Algunas buenas, pero otras no tanto.

Atento a estos hallazgos en pisos en alquiler, porque algunos te provocarán una sonrisa… y otros, te pondrán de los nervios.

“Las puertas de nuestra casa alquilada tienen un diseño muy moderno”

“Decidí alquilar un departamento para vivir con mi novia. Como resultado, alquilé por 110 USD un monoambiente sin terminar por un corto período de tiempo”

“Encontré una habitación secreta en mi nueva casa. Mi autobús simplemente se cayó dentro. Dentro de ella también había un túnel que conducía a la casa”

“Compré una casa nueva y a primera hora de la mañana vi esto por la ventana… ¡Estoy encantado!”

Furgoneta de helados.

“Mi nuevo hogar tiene una siniestra carita sonriente en el inodoro que no se lava”

“Acabo de comprar una casa. Encontré esto en el sótano. Está sellado herméticamente”

“¡Descubrí el secreto de esta trampilla en el sótano! Ni siquiera podía imaginar que fuera una salida de emergencia a la calle”.

“La casa fue construida en 1843. El pozo estaba en la calle, pero en 1981 la casa fue reconstruida y se hizo una extensión justo encima del pozo”.

“Mi mamá alquiló su casa. Y ahora está destruida. Todo porque el inquilino tenía un cerdo como mascota”

Cuando en tu corazón eres Luis XIV, pero vives en un barrio de bajos recursos

“Un amigo compró una casa nueva y esto fue lo que encontramos allí”

Cuando una sorpresa aguardaba donde nadie la esperaba

“Compré una casa nueva hace dos semanas. La casa es vieja, pero está en buenas condiciones. Esta mañana encontré a este chico, que llenó todo mi armario de telarañas”.

“Alquilé un departamento. Me llamó la atención una manta en la puerta del baño. Pensé que colgaba allí porque sí, pero resultó que era la ventilación para que el baño no se llenara de humedad”

Una chica alquiló un departamento y encontró debajo de la lavadora a una pitón real, que fue abandonada por los propietarios anteriores

“Alquilé una casa por Airbnb. Hay un asiento de inodoro así en esta vivienda”

“Los dueños anteriores ensuciaron mucho antes de irse. Nos mudamos y ahora tenemos que lidiar con esto”

Las sorpresas no solo pueden ser desagradables, sino también lindas

“Una foto de mi vista desde un departamento alquilado en El Cairo, Egipto”.

Y tú, ¿alguna vez te has llevado una sorpresa así en un piso alquilado?