Web
Analytics

15 padres que criaron tan bien a sus hijos que ahora se enorgullecen de ellos

Todos los padres tienen, o deberían tener, algo de lo que enorgullecerse de sus hijos. Incluso el niño más desobediente tiene algo que causa admiración en sus padres, un sentimiento que todos entendemos bien.

Atento a estas historias de padres que no ignoran lo buenos que son sus hijos, ¡esperamos que te gusten tanto como a nosotros!

1.

Tengo 3 hijos: 2 niñas y un niño. Mi hijo nació exactamente un año después que nuestra hija mayor y nunca le prestamos mucha atención, ya que siempre estábamos exhaustos. Él siempre estudió mucho y obtuvo buenas calificaciones. Se convirtió en un excelente abogado y ahora es socio en un bufete legal.

Siempre estuvo obsesionado con la Historia, así que, al empezar a trabajar en Londres, aplicó para ser guía de recorridos gratuitos en el Museo Británico. La mayoría de las personas no tenían idea de que era un exitoso abogado. Algunos incluso intentaban darle propina. ¡Estoy muy orgulloso de sus recorridos en el museo, incluso mucho más que de sus éxitos en el bufete de abogados!

2.

b9018952a492b6647232deeb6b

El primer intento de mi hijo de 11 años de dedicarse a la herrería. Solo corregí un poco la forma, pero el 90 % del trabajo lo hizo bajo mi supervisión. Es momento de estar orgulloso de mi hijo.

3.

Cuando mi hijo tenía 4 años, le compramos un kit médico para niños. A mi hijo le gustaba mucho “curar” a todo el mundo. Llegaba con una cara seria, golpeaba a todos en las rodillas con un martillito, medía nuestra temperatura, suspiraba profundamente y prescribía el “tratamiento”. Un día, mi esposa y yo nos peleamos, no recuerdo por qué, pero hubo gritos y casi llegamos a los golpes. El “doctor” nos miró y dijo:

— Yo sé por qué se pelean: les duele el corazón. Ahora los voy a curar.

Se puso el estetoscopio y comenzó a revisarnos uno por uno. Mi esposa y yo nos quedamos paralizados, olvidamos que estábamos peleando. El “doctor” escuchó nuestros corazones y dijo:

— Bueno, todo está claro. Papá, acércate a mamá y dale un beso. Mamá, abraza muy fuerte a papá.

Hicimos todo lo que dijo nuestro “médico” y sonreímos. De repente, me sentí tan avergonzado ante mi hijo. ¿Cómo se le pudo ocurrir esto a sus 4 años?

4.

Mi hija de dos años estuvo recogiendo huevos de pascua en el zoológico. Eran huevitos vacíos de juguete, pero muchos niños estaban listos para pelear por ellos. Mi hija encontraba los huevos y se los daba a los demás niños.

5.

Había una venta de garaje en nuestro vecindario y mi hijo quería hacer un poco dinero para comprar una bicicleta. Podríamos habérsela comprado, pero queríamos aprovechar esta oportunidad para que nuestro hijo entendiera lo que son el trabajo, el dinero y la responsabilidad. Entonces, le dijimos que tendría que ganar dinero para comprar la bicicleta. Mi hijo recogió juguetes viejos y los puso a la venta. También vendió perros calientes y limonada con nuestra ayuda y ganó 70 USD. Eso era suficiente para comprar una bicicleta.

Al siguiente día, vio una máquina de helados. Mi hijo quiso comprar la máquina en lugar de la bicicleta para empezar a vender helados y ganar más dinero. Mi esposa y yo lo discutimos y le dijimos que cubriríamos el resto de los gastos si él se comprometía a vender helados en la calle todos los sábados durante todo el verano. El chico aceptó. Le compramos la máquina y el siguiente sábado empezó a vender. Comenzó con un costal de hielo y 3 sabores.

En dos meses de trabajo, todos los vecinos conocían a nuestro hijo y querían ayudarle. En un día caluroso, incluso los bomberos llegaron a comprarle para refrescarse un poco. Su negocio se amplió, ahora él no solo vende frente a nuestra casa, también va a diferentes eventos a vender sus helados. ¡Y también ha aumentado su oferta a 21 sabores!

6.

Cuando mi hija tenía 5 años, su papá se fue a trabajar a otra ciudad con un contrato de 1 año. Después de un tiempo, me caí, me lastimé la rodilla y tuvieron que operarme. Poco después, había una reunión en la escuela y la clase de mi hija estaba en el segundo piso. Entonces, ella le pidió a la maestra que no me enviara una invitación a la reunión, ya que tendría que esforzarme demasiado para asistir.

Mi niña le ofreció a la maestra una alternativa: escribir un informe en forma de carta, que ella me entregaría. Ella evaluó la situación y encontró una solución, no solo se quejó del problema. ¡Una madurez sorprendente en una niña de 5 años!

7.

Mi esposa y yo estamos tratando de criar un hijo inteligente, amable y fuerte. Hace un año, mi esposa contrató a un tutor de inglés para el niño. Yo lo inscribí en taekwondo; donde practicaban todo tipo de golpes, pero sin pelear. Cuando estaba en primer grado, llegó de la escuela y me dijo:

— Pedro me golpea y patea todo el tiempo.

— Bueno, pues devuélveselo, ¡tú sabes hacerlo!

— No, no puedo hacerlo, yo soy amable.

Un tiempo después, mi hijo no lo soportó y, en respuesta, mordió a Pedro. Por supuesto, no creo que haya sido de una manera deportiva, y no creo que le hayan enseñado eso en taekwondo, pero así se dieron las cosas. La mamá de Pedro se quejó con la maestra sobre el comportamiento de mi hijo. Cuando nosotros nos quejamos de que Pedro estaba golpeando a nuestro hijo, ella dijo que estaba bien, que ellos mismos lo resolverían. Bueno, parece que lo han resuelto: Pedro dejó de molestar a mi hijo.

8.

798c9e5146a82676fc26094e6a

Un día, mi hijo de 2 años estaba sentado en su sillita para comer. Su mamá y yo éramos instructores en artes marciales medievales y, en ese momento, imitamos una pelea. De repente, el pequeño gritó: “¡Oye! No golpees a mi mamá, ¿entendiste, papá?”. Mi esposa y yo nos reímos, pero luego me di cuenta de que hablaba en serio. Trató de levantarse y repitió amenazadoramente: “¿Entendiste, papá?”. Tuve que aceptar (y muy seriamente) para calmarlo.

Él apenas podía caminar, pero estaba listo para enfrentar a un adulto con una altura de 1,9 metros y un peso de 100 kg con tal de defender a su mamá. ¡No podría estar más orgulloso de él!

9.

Ayer recibí una llamada de la escuela y me dijeron que mi hijo de 13 años, generalmente educado y amable, rompió una de las reglas de la institución. Como consecuencia, no sería aceptado en el muy esperado campamento escolar. Hablamos con él y entendí que había hecho una tontería que podía haber ofendido a los demás. No lo hizo con mala intención y, de hecho, él no tenía idea de que estaba rompiendo las reglas de la escuela.

Esta mañana, se fue a la escuela con una gran sonrisa en su rostro y dos sinceras cartas de disculpa. Mientras los demás estaban en el campamento, él pasaría una semana en la escuela. Aceptó su castigo como justo y lo afrontó con comprensión y buena actitud. Todos nos equivocamos. Mi hijo se dio cuenta de su error, aceptó las consecuencias y continuó con su vida. ¡Y estoy muy orgulloso de eso!

10.

be8ee9586298224c624ecefcb9

“Ciudad de las setas.

Creció una seta, la llamaron Timoteo. Los árboles eran su casa y los agujeros sus ventanas. Luego, llegó septiembre y comenzaron las preocupaciones. Las hojas se volvían amarillas y se caían. Las liebres y ardillas cambiaban de pelaje. Las personas buscaban setas y las ponían en una canasta. Las setas tenían televisores y en las noticias decían a quién se había encontrado en las canastas. Cada vez quedaban menos setas. Las setas vivas se quedaban en sus casas. Timoteo jugaba en su casa, comía y hacía su tarea. Su casa estaba bien escondida y él sobrevivió hasta el invierno”.

En segundo año de primaria, a mi hijo le dejaron de tarea escribir un ensayo acerca del bosque en otoño. Le dijeron que escribiera 3-5 frases. Él se fue a su recámara para hacerlo y me trajo ESTO para revisarlo. Su primer intento de escribir algo me dejó asombrada. Su maestra quedó fascinada, al igual que sus compañeros de clase. Le presumimos su calificación a todo el mundo. Después de dos semanas, escribió el capítulo “El primer invierno de Timoteo”. Más adelante, siguió escribiendo muchas obras y toda la clase esperaba con ansias nuevos capítulos.

Un poco después, decidí agregarle a esta historia un poco de locura y colores, y encontré a un ilustrador de arte infantil. Timoteo empezó a adquirir color y forma. La última etapa consistió en cartas y llamadas a las editoriales, ellos dijeron que no nos rechazarían, que responderían a todas mis preguntas y cumplirían con mi pequeño pedido. ¡Nuestra obra maestra quedó registrada! Regalamos casi todos los ejemplares a nuestros amigos, familiares y maestros. Vivimos una interesante experiencia y dejamos de comer setas.

11.

Mi hija de 3 años no quiere recoger sus juguetes. Su argumento es el siguiente: “Yo no quiero levantar mis juguetes porque soy floja como un perezoso. ¡Soy un flojo perezoso!”.

12.

e00e015e429da47287545ff911

Hace 2 años hice un trato con mi hijo. Si él obtenía más de 8 en cada materia, le compraría el modelo del iPhone más reciente. Mi hijo cumplió con su parte del acuerdo y, al siguiente día, le traje su teléfono. Sin embargo, él me pidió regresarlo y, en lugar de eso, comprar 2 teléfonos similares de 400 USD. Él se quedó con un teléfono y el otro se lo regaló a su amiga con quien comparte pupitre desde quinto grado.

Resultó que la niña había sido criada por su abuelita y su situación financiera era complicada. Desde hace un año, ella tenía un teléfono roto con una pantalla inservible. Su clase se iría de excursión y mi hijo quiso asumir los gastos de la chica, así que me pidió el dinero restante para eso. Me dijo que quería hacerle un detalle a una persona que siempre le había ayudado y quería dejarle un buen recuerdo, ya que mi hijo se iría a estudiar a otra ciudad. Esto me conmovió.

13.

Mi suegra le dijo a mi hijo de 4 años que tenía voz de niña. Antes de defenderlo, mi hija de 6 años se acercó y le dijo: “¡Disculpa, abuela, pero mi hermano tiene una voz normal! ¡Él solo tiene 4 años y lo que tú has dicho es algo malo!”. ¡Esa es mi chica!

14.

Mi hijo tenía un problema del habla bastante grave y estudiaba en un programa especial. Esto le permitía usar los libros de texto durante los exámenes y se le aplicaban reglas menos estrictas. Un día, en una reunión, la maestra me mostró sus calificaciones en las pruebas estándar y eran buenas. Me dijo que mi hijo no había aprovechado sus ventajas en el examen, ya que quería ser evaluado igual que todos los demás. ¡Estaba muy orgullosa de él!

15.

Un día, mi hija y su esposo estaban trotando y notaron una casa con varios perros hambrientos y encadenados. Evidentemente, nadie vivía en la esa casa. Durante una semana, mi hija y su esposo fueron a esta casa, alimentaron y les dieron agua a los perros encadenados. Al llegar una mañana, vieron que el perro de su amigo estaba encadenado en este patio. En ese momento, vieron un coche con 2 hombres que entraron al patio, vertieron agua en los cuencos, tomaron un par de perros (todavía encadenados) y se fueron.

Entonces, llamaron a la policía, dieron las placas del coche y describieron a los hombres. Se descubrió que en ese patio mantenían a perros robados que servían como “carnada” para peleas de perros. La policía arrestó a los hombres. ¡Estoy orgullosa de mi hija y su esposo!

Y a ti, ¿hay algo que te enorgullezca de tus hijos?