Web
Analytics

17 chicas compartieron la manera más ingeniosa en que alguien intentó ligar con ellas

En las comedias románticas, cuando alguien quiere empezar una relación con alguien suele esforzarse en ser lo más creativo posible. Hay tantas técnicas de coqueteo como personas en el mundo: todo vale mientras haya respeto, y comprendamos los límites y las decisiones de la otra persona.

Si necesitas inspiración, qué mejor que aprender de los mejores. En Reddit, alguien preguntó a las chicas por las maneras más ingeniosas en las que alguien coqueteó con ellas. El resultado es un hilo lleno de romanticismo, humor, y alguna que otra cursilería —que sigue teniendo su público—. Echa un vistazo, porque seguro que te alegrará el día.

1.

Conocí a mi marido a través del novio de una compañera de piso. Ya le conocía de un par de veces cuando un día me vio descargando la compra del coche. Insistió en ayudarme a llevarlo todo, e incluso se quedó a ordenarla en los armarios mientras me preguntaba por mi día. De pronto, fue increíblemente fácil imaginar que estaba saliendo con él porque me permitió vislumbrar cómo sería mi día a día con él. Lo mejor de todo es que ahora me niego a llevar y ordenar la compra, por principios.

2.

Cuando tenía 10 años recibí una carta de un chico. Dentro había una flor, y en el fondo de la carta había anotado los trucos del Mortal Kombat. Sabía que estaba jugando a ese juego en mi Sega.

3.

No sé si fue la forma más ingeniosa, pero seguro que fue la más memorable. Trabajaba en un gimnasio y, honestamente, había estado llevando una vida un tanto extrema sin escuchar las señales de mi cuerpo. Un día, de pronto, me mareé mucho y empecé a verlo todo blanco. Al darme cuenta de que iba a desmayarme, procedí a intentar tumbarme lentamente en el suelo.
Uno de mis compañeros de trabajo vino corriendo para sujetarme y evitar que mi cabeza golpeara el suelo. Me tumbó en el suelo e intentó que me mantuviera consciente, preguntándome cosas que requerían mantener la concentración como qué día de la semana era o quién es el presidente.
Cuando vio que estaba recuperándome, sus preguntas empezaron a ser de ligoteo. Cuál es mi nombre, cuál es mi número de teléfono, y si ahora que se ha convertido en mi caballero salvador puede pedirme salir algún día.
Me hizo reir y sentirme mejor simplemente quitándole hierro a la situación. Le di mi número.

4.

Un hombre con el que trabajaba me pidió mi número de teléfono. Habíamos estado trabajando juntos durante algunas semanas, y era evidente la atracción mutua. Señalé al tablón detrás suya: “… Está en esa pared”. Me contestó: “Lo sé, pero quiero que me lo des TÚ”.
Creo que no podría haber demostrado sus intenciones de una manera más osada ni encantadora. Nos mudamos juntos a las tres semanas, y seguimos enamorados 25 años después.

5.

Cuando empecé a salir con mi marido, hacía una cosa cada vez que cambiaba de marchas en su coche. El dorso de su mano rozaba mi muslo cada vez que hacía un cambio. No sabría explicarlo, pero cada vez que ocurría era como fuegos artificiales. Íbamos en su coche y me di cuenta de que podría pasarme la vida siendo su copiloto.

6.

Estaba de viaje de negocios en Chicago, con una migraña terrible, y tuve que cancelar una reunión de trabajo con un hombre a quien había conocido el día antes. Mis migrañas son realmente terribles. Cuando se me pasó, salí para comer y beber algo, pero era demasiado tarde y no estaba en condiciones de ir en coche. Era la única persona que conocía en la ciudad, así que le escribí para preguntarle si conocía algún sitio cercano que fuera seguro y estuviera abierto cerca de mi hotel. Condució media hora de madrugada para acompañarme a un restaurante abierto 24 horas e invitarme a cenar. Llevamos 11 años juntos.

7.

Volvíamos de vacaciones todo el grupo de amigos. Nos detuvimos para dejar en casa a uno, y salí fuera a estirarme. Mencioné que las estrellas allí se veían mucho más, y dijo: “Sí, son realmente hermosas. Ojalá tuviera a alguien con quien mirarlas”. Me vuelven loca los hombres cursis. Al año siguiente nos casamos y este verano celebramos 12 años juntos.

8.

Mi primer novio entró en la tienda en la que trabajaba y directamente me dijo que me había visto a través de la ventana y que se marchó corriendo a casa, se duchó, y se puso algo decente, para poder volver y pedirme salir. Fue realmente entrañable.

9.

En una fiesta de Halloween me dijo que me había echado el ojo. Acto seguido, me puso en la mano un ojo de goma.

10.

Un tipo me dijo que le encantaban mis zapatos, y que dónde los había conseguido. Estábamos en una bolera.

11.

No es mi caso, sino el de mi madre. Mi madre y mi madre se conocieron porque un amigo común les organizó una cita. Mi madre es completamente sorda, y cuando le dijeron esto a mi padre, se dedicó a aprender todo el lenguaje de signos que pudo antes de conocerla. Mi madre no sabe lenguaje de signos. Adorable e hilarante.

12.

Me encantan los atardeceres, soy una auténtica fanática. Les hago fotos, y he vendido calendarios sobre ellos. Simplemente, me pirran. Participé en un ensayo clínico, que nos obligaba a estar secuestrados en nuestra habitación durante 14 días. Este chico que me gustaba se dedicó a enviarme fotos del atardecer cada noche, porque no quería que me los perdiera.

13.

Empecé a salir con el rarito solitario de la universidad, y me sorprendió lo mucho que le gustaba flirtear. Pero no hablaba mi lengua maternal, no era de mi estado, y mis padres no habrían aprobado nuestra relación.
Cuando le dije que no quería darle esperanzas, me dijo que intentáramos hacerlo lo mejor posible, y que si no funcionaba se responsabilizaba por completo de su corazón roto y no tenía por qué sentirme presionada. Ese sentimiento de liberación hizo que aceptara el trato. Echando la vista atrás, me siento extrañamente conmovida por la manera en la que él, un introvertido, se permitió mostrarse tan vulnerable delante mía.
Después de 7 años de relación, incluyendo 3 años intentando que mis padres le aceptaran, nos convertimos en un matrimonio hace un par de meses.

14.

Cuando escuchó que estaba teniendo un mal día, me compró una tarrina gigantesca de mi sabor favorito de helado.

15.

Nos conocimos en una fiesta de Halloween en casa de un amigo. Cuando me iba a marchar, me acompañó a la habitación en la que estaban todos los abrigos, que resultó ser la habitación de los niños, y me preguntó: “¿De qué color quieres el rotulador para escribirme tu número de teléfono?” Me casé con él, hemos celebrado 20 años juntos.

16.

Mi esposa me dijo una vez que una frase mía que le encantó fue: “Me gusta que no tienes barba”.

17.

Me dijo: “Tengo un acertijo para ti”. Me cogió al mano y trazó una línea en el centro de mi palma. “Esto es un río. Es demasiado ancho para saltarlo por encima, y muy profundo para cruzarlo, demasiado rápido para cruzarlo a nado, y demasiado largo para dar un rodeo. Hay un conejo atrapado al otro lado. ¿Cómo se puede llegar al otro lado?”
Después de 10 minutos intentando adivinar la respuesta, me rendí y le pregunté cómo. Me respondió: “¿A quién le importa? ¡Solo quería cogerte de la mano!

Y tú, ¿cuál es el flirteo que se ha quedado grabado en tu recuerdo para siempre? Cuéntanoslo en los comentarios.