Web
Analytics

18 internautas contaron historias de cómo la suerte les ayudó a conseguir sus trabajos

Cuando buscas un trabajo, sabes que en las entrevistas puede ocurrir de todo. A veces, un golpe de suerte que te ayuda a conseguir el empleo. Es el caso de nuestros protagonistas de hoy, que han compartido sus historias llenas de suerte.

1.

Un CEO estaba entrevistando a una mujer para el puesto de asistente personal.
Después de hablar un poco con ella, dijo:
— Y también quiero advertirle que tengo muy mal carácter. Pocos pueden soportarlo.
— No pasa nada, yo también tengo mal carácter -respondió la mujer sin perturbarse.
El CEO se quedó un poco desconcertado, luego continuó:
— Me enfurezco fácilmente, puedo gritar. Si esto le resulta difícil, definitivamente no podremos trabajar juntos.
— ¡Sí, soy exactamente igual! También pierdo la paciencia al instante y puedo gritar fácilmente.
El CEO (después de tomar una larga pausa):
— Bueno, ¿cuándo puede empezar?

2.

Recientemente estaba buscando un trabajo. Llegué a mi primera entrevista con el director de la empresa, respondí preguntas básicas, luego:
— Entonces, ¿cómo se ve en 3 años?
— Estar vivo ya sería suficiente.
El director entendió el chiste, pasé la entrevista, me contrataron.

3.

4.

Iba a una entrevista. Llegaba tarde, pero en un semáforo decidí ayudar a una abuela a cruzar la calle. La entrevista pasó de la mejor manera y me contrataron. La jefa dijo que era muy amable. Resultó que estaba cruzando la calle conmigo cuando ayudé a la abuela.

5.

Un tipo que entrevistamos para un puesto de asistente de nivel inicial dijo que al final del primer año tendría mi puesto y el de mi jefe. Era tentador contratarlo, aunque sólo fuera para verlo intentarlo.

6.

A los 22 años no pude encontrar trabajo durante mucho tiempo, por desesperación fui a una entrevista en una empresa tipo “SOMOSTANCREATIVOS” y en respuesta a la pregunta “¿Cómo te ves en 5 años?” murmuré: “Su director” (simplemente estaba cansada de ir a las entrevistas). Me han contratado.

7.

8.

Hubo otro candidato en la entrevista para el puesto de proveedor. Primero hablaron con él, me escondí y escuché preguntas y respuestas. El gerente habló conmigo, y luego dijo:
— Respondiste todo muy fácilmente.
— Les estaba escuchando cuando hablaban con la otra persona.
— ¡Muy ingenioso! Y no me gustó su cara de inmediato. Puedes empezar el periodo de prueba a partir de mañana.

9.

No intentaba conseguir una entrevista. Entré para tener una idea de este lugar y ver si podía ser un buen lugar para trabajar. Llevaba pantalones cortos y una gorra de béisbol, así que no esperaba ninguna entrevista. Sin embargo, sucedió y me contrataron. Es cierto, luego me pidieron que me vistiera un poco mejor.

10.

Una vez mi novia y yo estábamos buscando trabajo. Fui a una entrevista y hubo todo tipo de pruebas y tareas. Bueno, no logré que me contrataran, pero me explicaron por qué. Luego le conté a mi novia todas las respuestas, ella fue al día siguiente y la contrataron. Trabajó allí durante un año con éxito.

11.

12.

Vine para una entrevista en el banco. Esta ya era la segunda etapa, me llevaron directamente al jefe. Después de preguntarme sobre mi educación, preguntó cuántos amigos tengo en Facebook. Dije que había unas 1 500 personas, no recordaba exactamente. Me preguntó si podía mostrárselo desde su computadora, le dije que sí. Lo logré con el décimo intento (no recordaba la contraseña). Comenzó a mirar mi feed, tengo ahí mis historias de vida y publicaciones de imágenes divertidas. En una de las imágenes que pasó, se rio y dijo: “Eres graciosa, te contratamos”.

13.

En una entrevista me preguntaron: “Nombra el momento en el que no sabías la respuesta a la pregunta y no pudiste buscarla”. Dije: “Ahora”. Y conseguí el trabajo.

14.

Me fui de casa a los 16 y necesitaba encontrar cualquier trabajo. Un amigo me llevó a un restaurante modesto y, por la mañana, en una reunión del personal, me senté junto a todos. El gerente apareció, preguntó qué estaba haciendo aquí y me dijo que me quería ver lejos. No comprendí y me alejé de donde estaban sentados. Después de que terminó la reunión, el gerente se me acercó y me preguntó por qué estaba sentado ahí. Dije que necesitaba un trabajo. Preguntó qué sabía hacer, y finalmente me tomó. Y si no me hubiera equivocado en aquel momento y me hubiera ido, me habría quedado sin nada.

15.

16.

Una vez me contrataron porque a la pregunta “¿Qué tipo de condiciones de trabajo quiere?” respondí: “Mi lugar de trabajo es mi lugar, quiero encontrar todo en mi escritorio como lo dejé”.

17.

Estaba en una entrevista. Se hicieron todas las preguntas estándar, el director se dirigió al jefe de contabilidad por si tenía alguna pregunta para mí.
— ¿Te gusta salir a tomar?
— Sí.
— ¿Comer carne?
— Sí.
Me contrataron.

18.

Trabajaba en una empresa extranjera, buscaba a una recepcionista con buen conocimiento del idioma. Mi compañera de la universidad vino a la entrevista (por casualidad), de quien copié todo durante casi 5 años, y tuve que poner a prueba su conocimiento del idioma. Era muy gracioso. Por supuesto, la contrataron.

Y tú, ¿tienes alguna anécdota sobre entrevistas de trabajo?