Web
Analytics

18 internautas relataron cómo se enteraron de las infidelidades de sus parejas

La cultura de la infidelidad.

Las estadísticas no engañan: según recientes estudios, las infidelidades son mucho más comunes de lo que seguramente creemos… incluso durante la cuarentena. Una encuesta mostró que a un 52% de los españoles se les pasó por la cabeza tener algún tipo de aventura en el confinamiento, aunque por supuesto no todos la consumaron.

Aunque España es uno de los países de Europa en el que la gente está más abierta a tener una aventura, también somos una de las sociedades que ven con peores ojos el adulterio. Podría decirse que España tiene una moral conservadora que forma parte de su carácter latino. Esta combinación hace arrasen programas que tratan el tema de la infidelidad, como La isla de las tentaciones.

En las redes, los testimonios de personas que se enteraron de la infidelidad de sus parejas también suele recibir mucha atención. Si alguna vez te has interesado por saber cómo los internautas se dieron cuenta de una traición por parte de su pareja, echa un vistazo a estos testimonios completamente reales. Como verás, los hábitos y los detalles más inofensivos pueden delatar a una pareja infiel…

1.

Hace unos años, estaba saliendo con una chica y me hice muy amigo de su hermano. Él estaba agradecido por mi ayuda durante un momento muy complicado para su familia, ya que su padre falleció repentinamente. A los dos años de relación, su hermano me llama y me dice que nos tomemos un café porque tiene algo importante que contarme. Por lo visto, pilló a su hermana con un amigo mutuo, y habían estado teniendo relaciones durante aproximadamente año. Me lo contó en cuanto se enteró. Rompí con ella, pero sigo siendo amigo de su hermano. Fuente.

2.

Ese hermano era realmente un gran tipo. Mi propia hermana y mi madre no me contaron que mi esposa me estaba engañando con otra persona, y lo sabían. Por supuesto que sabían que me estaba engañando con el mejor amigo de mi madre. Si alguna vez me siento culpable por haber cortado la relación con mi familia, solo tengo que acordarme de eso. Lo mejor es que cuando me enfrenté a mi madre, sus palabras exactas fueron: “si eres tan tonto como para que te engañen con otro de esa manera, te mereces que te engañen”. Fuente.

3.

Mi mujer se comportaba de manera inusual durante varias semanas. Quería pasar el tiempo sola durante los fines de semana, y cuando volvía a casa por la noche se quedaba sentada fuera hablando 20 minutos por teléfono antes de entrar. No soy tonto. Compré un grabador activado por voz y lo coloqué en su coche, supe todo lo que había que saber en menos de 24 horas. Fuente.

4.

Regresé de un viaje de trabajo unas horas antes de lo previsto. Se supone que mi mujer seguía trabajando. Abro la puerta delantera de mi casa, y me la encuentro enrollándose con un compañero de trabajo en el sofá. Él salió corriendo de casa, ella se encerró en el cuarto de baño. Me senté durante una hora en el sofá porque no sabía qué otra cosa podía hacer. Finalmente, me levanté y me marché, para que ella pudiera salir del cuarto de baño y ponerse una camiseta. Fuente.

5.

Me pasó algo parecido. Había estado fuera de casa por trabajo. Se supone que estaría fuera 10 días, pero pude volver un día antes. Un amigo me recogió en el aeropuerto para darle una sorpresa a mi mujer y mis dos hijos —uno de 2 años y otro de 8 meses—. Cuando entré, me encontré a mi ex y a su “amigo de los cafés” enrollándose en el sofá. Con. Mis. Hijos. En. La. Misma. Habitación. Me quedé boquiabierto. Ella lo negó todo. Nos separamos semanas más tarde. Fuente.

6.

Soy médico. Tuvimos un recién nacido con una infección de transmisión sexual, se lo transmitió su madre obviamente. Así que la madre confiesa que ha engañado al padre, porque no hay otra forma de explicarlo. Excepto que el padre también la había estado engañando a ella… con la novia del otro tipo. Los cuatro tenían la infección, sin saber quién la pilló primero. Tampoco sabían quien era el verdadero padre. Menudo circo. Fuente.

7.

La peor historia que conozco es la de un conocido, volvió un día del trabajo y se encontró a su pareja con su padre en la cama. El drama llegó a Facebook, y se convirtió en un festival de reproches en el que la gente terminó cancelando al padre y a la pareja de mi conocido. La gente es infiel, pero, ¿con el padre de tu pareja? Venga ya… Fuente.

8.

Mi mejor amiga era amiga de mi novia y de sus compañeras de piso. Se enteró de que mi novia había llevado a un tipo a su casa después de una fiesta, y terminó contándomelo. Me dijo: “En realidad no quiero contártelo y sé que te va a destrozar, pero no puedo ocultártelo”. Después de darme la noticia, me puse en plan “¡No puede ser! ¡Es imposible!”, y me enfrenté a mi novia. Esa misma noche confesó todo. La relación duró otros 7 meses, y gracias a dios mi amiga estuvo ahí apoyándome todo el tiempo. Cuando finalmente terminé la relación, estuvo a mi lado para cuidarme. No he vuelto a salir con alguien durante más de 6 meses desde que me pasó aquello hace 7 años. Fuente.

9.

Habíamos estado juntos durante 5 años, viviendo juntos alrededor de 4. Un día volví temprano del trabajo, y cuando salí de mi coche vi a mi pareja vigilando a través de la persiana para ver quién estaba fuera. Al entrar por la puerta, me encuentro a su compañero de trabajo, obviamente incómodo y con la ropa arrugada, y ella encerrada en el baño. Quise enfrentarme a él, pero era un luchador de artes marciales mixtas, y me habría terminado marchando de casa con algo más que un corazón roto. Me fui a casa de un amigo, ellos empezaron a salir al día siguiente. Tardé mucho en volver a confiar en la gente. Fuente.

10.

Mi pareja se lo confesó a su madre… su madre llamó a su otra hija para contárselo… su otra hija me llamó a mi y me lo contó, después me dejó participar en una llamada a tres con su madre en la que la intentó convencer de que me lo contara, pero ella se negó, lo que básicamente fue la confirmación. Fuente.

11.

Se fue a Hawái por un viaje de trabajo sin mujer e hijos. Como una buena esposa, le hice la maleta antes de marcharse, y cuando volvió recogí su ropa sucia. Me encontré con un par de braguitas blancas de algodón en su maleta. Recientemente había perdido mucho peso, así que me intentó hacer creer que las había comprado para él… No tenían etiqueta y eran muy sencillas, así que teóricamente podrían haber sido de hombre. En el fondo, una infidelidad explicaba la presencia de una mujer morena siguiéndole por el aeropuerto desde que salió del avión, y que no paraba de mirarme a mi y a mis hijos mientras esperaban el equipaje. Menudo idiota, hacer que su amante tuviera que estar cara a cara con su familia. Me aseguré de que llevó puestas esas braguitas al menos una vez a la semana durante los meses que todavía estuvimos juntos. Yo organizaba la ropa que se ponía a diario, y él no podía protestar. Fuente.

12.

Hace dos semanas le mandé un mensaje a un amigo mutuo para pedirle un router. No contestó, así que decidí acercarme a su casa porque vive muy cerca. Pensaba pasar por ahí y volver con el router. Cuando llegó a su pasa y empiezo a avanzar por el camino hasta su garaje, veo que mi coche está allí. Mi corazón empieza a acelerarse, pero son amigos, y socios, quizás no tiene importancia. De pronto veo al otro tipo sin camiseta en su dormitorio.
Entro e inmediatamente subo las escaleras. Le digo: “He venido a pedirte un router, aparte, ¿has visto a mi mujer? El coche está aquí”. Entonces empieza a improvisar de la forma más desastrosa posible. “¿Huh? No, pero estuvo aquí hace un rato”. En fin, sabía que ella estaba allí y solo quería que lo reconociera.
Bajé, cogí el router, y salí por la puerta, encontrándome por fin a mi mujer sin camiseta intentando escaparse por un lateral de la casa. Fuente.

13.

Pillé a mi ex gracias a, aunque no os lo creáis, Pokémon Go. Ella me dijo que Pokémon Go le estaba consumiendo demasiados datos. Le expliqué que en la configuración del teléfono podía ver cuántos datos estaba consumiendo una aplicación en concreto. Empecé a enseñárselo y pude demostrarle que la aplicación que estaba consumiendo demasiados datos en realidad era Tinder. Fue triste, pero de alguna forma fue divertida la forma en la que ocurrió. Fuente.

14.

Encontré el diario de mi esposa. En la primera página, había un plan de 10 pasos detallando cómo me iba a dejar por otro hombre. Lo convertí en un único paso. Fuente.

15.

No es exactamente lo mismo, pero a todo el mundo le gustan estas historias. Mi padre es rubio y mi madre es morena. Cuando nací, tenía el pelo de un intenso color rojo. Mi abuela montó un escándalo porque pensó que mi madre había engañado a mi padre, y terminaron echándole del hospital. Mi bisabuela tenía el pelo del mismo color rojo, algo que todos habían olvidado hasta que me cogió en brazos por primera vez y dijo: “Siempre quise un bebé con mi pelo rojo”. Fuente.

16.

Mi prometida fue a una acampada “con sus amigas”. Cuando volvió, mencionó que había habido algún chico. Primero, “solamente” el novio de una amiga. Después, resultó que había habido más chicos que chicas. Mientras hablábamos sobre el tema, le llegó un mensaje de texto al móvil en el que ponía “bueno, al menos te has ahorrado la despedida de soltera”. Ella me dijo que en el texto no ponía eso, y me acusó de espiarla. Le dije que no era espiar si el teléfono estaba sobre el sofá entre los dos, y el mensaje simplemente apareció en la pantalla de bloqueo. Se enfadó y se marchó, no he sabido sobre ella en dos días. Dentro de un rato teníamos que estar con la empresa de catering probando el menú de la boda. Fuente.

Y tú, ¿alguna vez te has enfrentado a una infidelidad? Cuéntanoslo en los comentarios.