Web
Analytics

18 Novias transformaron vestidos nupciales ordinarios en unos magníficos atuendos

El día de tu boda es uno de los más importantes y siempre quieres cuidar hasta el más mínimo detalle para que quede perfecto. El vestido es sin duda una de las cosas más importantes y en lo que más se fijarán todos tus invitados. Pero no es tarea fácil encontrar el vestido perfecto, y cuando lo haces el precio muchas veces es desorbitado para un vestido que solo te pondrás una vez… Por eso la imaginación y creatividad es muy importante a la hora de buscar y en muchos casos confeccionar tú misma el vestido de novia.

Aquí tenéis a novias que arriesgaron y ganaron con sus vestidos de novia. Seguro que opináis lo mismo que nosotros. Mucho mejor la creatividad y la imaginación que gastarte miles de euros en un vestido nuevo.

“Antes y después. Transformé este vestido y le corte las mangas ¿os gusta?”

“Era un vestido de 25 USD de 1986 y se convirtió en el vestido de mis sueños”

“Mi vestido nupcial transformado por mi. El encaje que estaba en las mangas lo puse en el escote.”

“Mejoré este vestido poniéndole bolsillos. Me costó muy poco”

“Hice mi propio vestido de novia con el que llevó mi madre en 1985”

“Hace 4 años, mi madre falleció, así que este es mi homenaje a ella llevando el vestido de novia que ella llevó en su boda ”

“El vestido de boda de mi abuela. ¡Lo pude blanquear de tal manera que comenzó a brillar!”

“Mi mujer enseñando a su familia su vestido de boda. Ella no es nada supersticiosa y quiere que todo el mundo lo vea”

“Le agregué un pequeño detalle a mi vestido y todo el mundo alucinó”

“Cosí este vestido usando como base un vestido que pedí en línea. Le agregué al corsé un deshuesado de acero, unos bolsillos a la falda y bordé la base con un encaje”

“Mi mujer confeccionó sola su vestido y no me puede gustar más”

“Le agregué unas mangas a este vestido sin tirantes y quedó así de bien, estoy encantada”

“¡Me casé en el vestido de mi madre haciéndole algunos cambios”

“Mi abuela se puso este vestido para casarse. No puedo estar más feliz por haber podido llevarlo yo también el día de mi boda. Una modista me ayudó a arreglarlo”

“Le agregué un forro a mi vestido de novia. Justo la misma semana que me casaba. Pero quedó bien…”

“Estoy transformando el vestido de boda de mi madre y me encanta como está quedando…”

“Arreglé mi vestido un poco y ya está listo para el gran día”

“¡El vestido de mis sueños: es el vestido de bodas de mi mamá!”

“No os lo vais a creer, pero transformé unos pantalones deportivos viejos en un vestido de novia. Este es el resultado”