Web
Analytics

18 personas que fueron a un mercadillo y se llevaron el premio gordo

Muchas veces, nos encontramos con antigüedades y nos imaginamos de inmediato que tienen un gran valor. Parecen objetos viejos, con historia… pero luego resulta que no lo son tanto. Pero, en ocasiones, nos encontramos con cosas realmente valiosas donde menos lo espetamos.

Atento a estas anécdotas de personas que hicieron auténticos hallazgos en mercados de pulgas, ¡ojalá tener su suerte algún día!

“Encontré un vestido de novia en una tienda de segunda mano por 50 dólares. Parece bastante caro si no sabes que en realidad tiene bordados de cuentas y una cola larga, pero para un tesoro así, son centavos”

“Encontré este precioso abrigo vintage de Jean Paul Gaultier por 8 dólares en una vieja y polvorienta tienda de segunda mano”

“Bolso de cuero hecho a mano por 6 dólares”

“Les presento un anillo de pavo real de cristal vintage. Mi mejor amiga lo encontró en una tienda de antigüedades”

“Adoro las tortugas, así que me encantó comprar este broche. La mujer propietaria tiene 90 años. ¿Te imaginas lo antiguo que es este accesorio?”

“Compré este precioso bolso de cuero de los años 50 por 4 dólares”

“Un vestido de novia que encontré en una tienda de segunda mano hace un par de años. No lo compré para casarme, solo lo compré para hacer fotos”

“Encontré la bicicleta de mis sueños por 10 dólares. Solo necesita neumáticos nuevos y un buen lavado”

“Lo encontré en una tienda de segunda mano en una caja de bisutería. La compra me costó 4 dólares, y en realidad es oro de 14 quilates”

“La jarra más espectacular del mundo. La recogí en una tienda local de segunda mano”

“Compré esta pulsera de oro de 18 quilates por solo 5 dólares”

“Encontré este armario en Internet. Es de madera de palisandro y tiene casi 2,5 m de altura”

“Un pequeño melocotón de cristales coloridos que compré por un dólar en oferta”

“La máquina de café expreso La Pavoni Europiccola cuesta 1200 dólares y yo la conseguí por 6,50 dólares. Mis sueños de café se han hecho realidad”

“Encontré este reloj en un mercado de pulgas. Pensé que valía sus 5 dólares. Pero sin el mecanismo pesa 22 g. Resultó ser de oro de 14 quilates”

“Me convertí en la dueña de este increíble espejo por solo dos dólares”

“Preciosa silla de roble vintage con un cajón en el costado. Gran hallazgo por 25 dólares”

“Hoy encontré este increíble vestido de seda con lentejuelas vintage. Si fuera posible, no me lo quitaría en absoluto”

Y tú, ¿alguna vez has comprado algo así de genial por casi nada de dinero?