Web
Analytics

21 reclutadores cuya imaginación en las preguntas dejó sin palabras a los entrevistados

Las entrevistas de trabajo siempre están llenas de tensión para los entrevistados. Es un momento incómodo por el que normalmente tenemos que pasar si queremos acceder a un puesto.

Pero, aunque muchas veces puedan provocar miedo, otras veces nos alegran el día debido a las raras preguntas que se les ocurren a los reclutadores. Atento a estos ejemplos porque no tienen desperdicio…

1.

2.

Entrevistador: “Si tuvieras unas vacaciones planeadas y te dijéramos dos semanas antes que no puedes tomarlas porque tenemos que adelantar trabajo por causas ajenas a ti, ¿cuál sería tu respuesta?”. Yo: “Si es un buen día en mi salud mental, no habría problema. Pero si tuviera mis boletos de avión y el hotel reservado, etc., esperaría que la empresa pague mis pérdidas”.
*La habitación quedó en silencio*. Me volvieron a hacer la misma pregunta después, pero ahora un poco diferente y les di la misma respuesta. En ese momento supe que no quería y tampoco obtendría el trabajo porque no les di la respuesta que esperaban. Ellos querían que perdiera felizmente mi dinero por su culpa.

3.

Tuve una entrevista para trabajar como operador de red en un centro de análisis estadístico. Me pidieron hacer una entrevista con un juego de roles en el que yo tendría que lidiar con un usuario terco, quien solo respondería a 3 preguntas. Se negaron a responder mi primera pregunta. Después de una hora y media de intentar resolver el problema, me respondieron con la primera pregunta que yo les hice.

4.

5.

Me preguntaron: “Si fueras un animal, ¿cuál serías?”. Esto fue hace 15 años mientras me postulaba para una compañía que realizaba pruebas de equipo militar. Supongo que querían saber si era un “depredador”, si era agresivo o algo parecido, o si era una “presa” esperando que las cosas pasaran solas. Yo respondí que sería un pájaro, porque los mamíferos están ligados a un plano bidimensional y los animales acuáticos están obligados a permanecer en el agua. Un pájaro tiene libertad de movimiento, puede viajar rápido y evitar obstáculos. El pájaro fue una respuesta incorrecta. Me rechazaron y después de 3 meses, me llamaron para otra entrevista, pero les respondí que me interesaría si comenzaban a hacer preguntas relevantes. Nunca me llamaron de nuevo.

6.

“Tenemos algunas vacantes para asistentes de mercadotecnia. ¿Estás interesada?”.
Yo respondí: “No, yo me postulé para el puesto de consultora de comunicaciones unificadas. Soy ingeniera”.
“Pero eres mujer y la mercadotecnia también es comunicación”.
Claro, gracias por esa información.

7.

8.

Entrevistadora: Explícame qué es el internet como si yo tuviera 5 años.
Yo: Muy bien, ¿explico qué es o cómo funciona?
Entrevistadora: Cómo es que funciona.
Yo: El internet es un maravilloso y peligroso lugar. Piensa en él como si fuera una telaraña, pero cada hilo conecta a una persona o a un lugar y… *me interrumpen mientras hablo*.
Entrevistadora: Necesitamos que seas más técnico con los protocolos y el IP externo e interno, después en los puertos de comunicación, como que 80 es http y 443 es https, pero gracias por responder.
Yo: Claro, podría explicarle eso a un niño de 5 años, él podría entender por qué mi sobrino apenas puede escribir su nombre…

9.

La pregunta fue: “Por favor, haz un avión de papel con esta hoja”.
Después de que estuvo listo: “Ahora explícame cómo hacerlo. No uses las manos, imagina que estamos hablando por teléfono”.
El giro inesperado en la trama es que yo me estaba postulando para un trabajo de soporte técnico. Esa pregunta me ayudó mucho.

10.

11.

Estuve en una entrevista en la que se centraron principalmente en preguntarme todas las siglas que se les pudieron ocurrir hablando de sistemas. ¿Qué significa DHCP? ¿Qué significa LAN? Y así siguieron. No me preguntaban para qué servían, solo querían el significado de cada letra en las siglas. Eso me hizo sentir en la escuela secundaria y no en una entrevista profesional.

12.

Me preguntaron: “Si tuvieras la única pluma en la oficina y dos de tus compañeros necesitaran usarla al mismo tiempo, ¿a quién se la darías?”.
Respondí, pero se rieron, supongo que el “tiempo de actividad” no significaba nada para ellos, aunque todo su negocio se tratara de la disponibilidad. Mi amigo se hartó hasta renunciar al trabajar ahí, así que me alegra haber fallado en esa entrevista.
Generalmente soy bueno en las entrevistas de trabajo y soy amigable, pero la forma en que se rieron de mis respuestas aún me hace pensar si soy un tonto.

13.

14.

Me preguntaron cómo serían mis primeros 60 días en la empresa… Em, no estoy seguro, ¿por qué no me lo dices tú?

15.

Entrevistadora: ¿Por qué no te gustaría trabajar aquí?
Yo: Mmm… No creo poder responder esa pregunta, porque nunca he trabajado aquí.

16.

Me dijeron: ¿Cuál es el mejor uso que puedes pensar para la cinta de aislar?
Respondí: El montaje de conductos.
Parece que no los impresioné.

17.

18.

Tuve una entrevista para trabajar en soporte técnico.
Mientras hablaba sobre mi experiencia y mis responsabilidades, el entrevistador dijo: “¿Sabes que tener un trabajo no siempre significa ganar dinero?”.
Quería levantarme y salir de ahí, porque seguro no entendían qué tipo de persona soy, pero me quedé para saber qué otras cosas extrañas me podían decir.
La parte divertida fue que me ofrecieron el trabajo, pero dije que no porque lo encontré muy poco profesional.

19.

“Si pudieras ser una barra de chocolate, ¿cuál serías?”.
Respondí que sería una aerobarra de tamaño familiar porque soy grande, pero cuando me conoces, soy un poco especial, pero algo penosa para mezclarme entre la multitud.
Tenía 18 y esa fue mi primera pregunta en una entrevista de trabajo.

20.

Me preguntaron cuál era mi animal espiritual. Yo comencé a reírme. Después el entrevistador me dijo que yo había obtenido el puesto porque el otro candidato se lo había tomado muy en serio y dio una explicación muy detallada.

21.

Y a ti, ¿qué es lo más gracioso que te ha pasado al buscar un trabajo?