Web
Analytics

30 internautas comparten el momento en el que supieran que estaban embarazadas, y cómo se lo comunicaron a sus parejas

El momento en que descubres que estás embarazada, es sin duda uno de los más inolvidables. Sin embargo, a veces la noticia nos llega en un momento sorprendente. Puede ser por síntomas que solo siente el futuro padre, o quizás nos enteramos cuando vamos al médico por una cuestión completamente diferente.

Atento a estas historias reales de internautas que se animaron a compartir sus recuerdos de ese inolvidable momento.

1.

2.

Llegó a casa, yo estaba llorando, me abrazó y puse sus manos en mi vientre.

3.

¡¡¡Mi pareja me lo dijo a mí!!! No me atrevía a ver el resultado del test de embarazo y él no podía con la ansiedad. Jamás se me va a borrar su expresión cuando me dijo: “¡¡Positivo!!”. Uno de los momentos más bellos de mi vida. Hoy el bebé tiene 19 años.

4.

Me dolía mucho la muela y no tenía ningún síntoma. Me cuidaba con inyecciones, por lo que mi período era irregular, casi inexistente. Trabajaba en atención al público y, un día, en el trabajo, un cliente me toma la mano cuando le estaba pasando un lápiz y me dijo: “Felicidades por tu embarazo”. Yo quedé en shock y le dije que no estaba embarazada, y él me dijo: “Sí estás y será una niña. La próxima vez que te vea, te preguntaré”. Después de eso, quedé preocupada; me hice la prueba, dio positivo, me hice un eco y ya estaba por cumplir 5 meses. Nunca más volví a ver al señor.

5.

6.

Mi caso fue algo particular porque técnicamente le conté a mi pareja que íbamos a ser “padres” debido a un evento trágico. Mi tía falleció el 30/06 y mi primita de 3 años quedó huérfana, ya veníamos hablando de las ganas de tener un hijo/a, así que decidimos adoptar a mi primita. Hoy ya van 6 meses de que vivimos los 3 juntos y muy felices.

7.

Con la primera, estábamos casados hacía 2 meses, llegaba su cumpleaños así que entre sus regalos estaba la prueba de embarazo. Con el segundo, mi pareja estaba de viaje en España. Cuando volvió y terminó de darnos todos los regalos, yo le dije que estaba segura de que en él no había gastado nada y que yo le había conseguido algo hermoso, pero a sacar en muchas cuotas… Y cuando abrió su regalo, tenía una cigüeña con la prueba de embarazo en una de sus largas patas…

8.

Le escribí a su cocinero preferido, quien ahora es nuestro amigo (lo sabía porque mirábamos sus videos todo el día en YouTube), y sorprendentemente, Óscar Manuel aceptó sin dudarlo. A la salida del teatro, le hizo una videollamada y le contó que iba a ser papá. Cuando logró entender lo que pasaba, lloró, se rio y, en una esquina, vomitó.

9.

10.

Hace 2 años tuve una enfermedad ginecológica que se supone que me dejó estéril. Cuando empecé con dolores tanto en mi zona baja como en los senos pensé que mi enfermedad había vuelto, me puse muy triste. Uno de los requisitos para el tratamiento es primero hacer una prueba de embarazo, cuando vimos ¡¡¡la prueba era positiva!!! El mismo ginecólogo no lo podía creer, lo más impactante fue que ya tenía 4 meses y aquí estamos con un embarazo de mucho cuidado pero ¡¡¡muy FELIZ!!!

11.

Mi pareja me lo dijo a mí. Tres meses buscando a nuestro primer hijo. Todos los meses me hacía la prueba de sangre para saber si estaba o no. Los 2 primeros meses busqué yo los resultados y eran negativos. La última vez le dije a él que los retirara porque estaba segura de que iba a ser negativo, y vaya mi sorpresa cuando vino a casa lagrimeando feliz porque el resultado fue reactivo. Ahora tenemos 3 hijos varones.

12.

Nos enteramos juntos, me acompañó a realizarme un ultrasonido por un posible aneurisma y, bueno, el aneurisma nació a los pocos meses.

13.

14.

El día que me enteré de que estaba embarazada, mi esposo entró a trabajar como profesor en una universidad. Ese primer día se fue a dar clase sin material porque nuestra situación económica en ese momento no era la mejor. Fui a la papelería y le compré marcadores para pizarrón, unas calcetitas y una playerita de bebé, los envolví y lo puse sobre la mesa. Pasé por mi marido a la universidad, entró a la casa y vio el regalo que decía: “Para el mejor profesor del mundo”. Lo abrió y al fondo encontró la prueba de embarazo positiva con una nota escrita: “Te amamos, Dash, bebé y yo”. Estaba muy nervioso y leyó el manual superrápido, entonces gritó llorando de felicidad: “¡Estás embarazada, no bromees amor, estás embarazada!”.

15.

Fuimos donde el doctor porque estaba muy enferma y me hicieron un ultrasonido. Nos dimos cuenta de que estaba embarazada de gemelos.

16.

Todos los síntomas los sintió mi esposo, y yo muy bien, superrelajada porque todos los malestares los sufría él. Yo soy una persona muy regular. Pasó una semana de mi fecha y dije, “Estoy embarazada”. Mi esposo me decía que era muy rápido y que había que esperar. A los dos días soñó que estaba embarazada y que era varón… Me dijo: “Sí, sí lo estás”. El mismo día compró una prueba y salió positivo. Al día siguiente, fuimos al doctor y, al pasar los meses, confirmó la noticia de que era niño. Hoy en día, tiene 2 años.

17.

18.

Mi pareja tuvo achaques primero, y me preguntaba si ya me había bajado el período. Yo le decía que no porque estaba segura de que vendría. Durante una semana, él no podía ni comer y sentía que se le iban a caer todos los dientes, todo le daba asco. Hasta que una amistad me vio, después de mucho tiempo sin vernos, y me dijo: “¿Estás embarazada?”. Y yo: “No, jamás, ¿cómo se te ocurre?”. Y me dijo, “Vamos y te compro la prueba, tienes cara de embarazada”. Fuimos, me la hice y no salió nada. Después, como vi que la hice mal, la volví a hacer y, unos minutos después, las 2 rayitas y casi me desmayo. Lo llamé, estaba en una reunión y me dijo en voz muy suave: “No puedo hablar”, y yo: “pues tienes que, porque estoy embarazada”. Diez minutos después, estaba en mi casa… y ya hoy mi bendición tiene 11 años.

19.

Se acercaba su cumpleaños y le di una tarjeta de celebración con el resultado positivo dentro. Y ahora somos una familia, tres hijos y 31 años de casados.

20.

Solo le dije: “Feliz cumpleaños, en 8 meses te doy tu regalo” (ya tenía más de un mes de embarazo, pero no se lo había dicho). Él se quedó callado y me dijo, “¿Cómo? No entiendo…”, y le dije “Bueno, es que todavía no lo tengo listo”. ¡Ahí recién se dio cuenta!

21.

22.

Un 31 de diciembre, durante las doce campanadas… Por poco se atraganta con una uva.

23.

Empecé a tomar sopa de mondongo en el desayuno, almuerzo y cena durante tres días. Hice cita con mi ginecóloga para revisión normal, pero yo me sentía mal, rara, asumí que era por las sopas de mondongo y el cambio de horario por viajar. Cuando me revisó, me dijo que estaba embarazada, salí del consultorio asustada porque se suponía que era imposible que yo me pudiera embarazar. Llegué al carro, llamé a mi esposo y le dije: “Baby, ¿te acuerdas de que me he sentido mal por la sopa de mondongo?”. Mi pareja me dijo: “Ajá”. Y le digo: “En 9 meses tendremos un mondonguito”. Ya tiene 18 meses mi mondongo con patas.

24.

Cuando supe que estaba en embarazo compré una bufanda de bebé y dentro de ella metí los resultados de la prueba de sangre, la envolví en papel de regalo y se la entregué a mi esposo… Fue un momento muy lindo.

25.

Mi pareja siempre decía que no quería ser un papá viejo, así que cuando el test me dio positivo, le dije “Hay un 99,9 % de posibilidades de que no seas un papá viejo”.

26.

27.

De la nena creo que lo tomó como Homero cuando se enteró de que iban a tener a Maggie. Del varón, él ya sabía antes de la prueba de embarazo por mi comportamiento y mis náuseas.

28.

Le llamé para decirle que me había intoxicado con algo y que tenía la panza llena de ronchas. Cuando llegó, me revisó y yo tenía escrito en la panza “Felicidades, vas a ser papá”.

29.

En la primera nena, ambos vimos la prueba de embarazo positiva. En la segunda nena, en el momento de los dolores de parto (nunca supimos que estaba embarazada).

30.

Recuerdo que estábamos en Puebla, dormimos juntos y le dije “¡Mira, abraza a tu bebé!”. La verdad es que no pensé que se hiciera realidad. Regresamos y empecé con muchos ascos y vómitos, pero pensé que me había enfermado. Me hice una prueba casera y, como a muchas, no me dejó convencida, así que decidimos hacer un ultrasonido. El doctor nos dijo: “Les tengo dos noticias… La primera es que tiene 16 semanas de gestación y la segunda es que ¡son gemelos!”. ¡Varones! ¡Nos quedamos en shock! Pero bueno, pasó el tiempo y como que no nos la creíamos hasta que los tuvimos en nuestros brazos, y ahora mis hermosos ya van a cumplir 6 años.

Y tú, ¿tienes alguna anécdota similar sobre tus embarazos?