Web
Analytics

7 razones por las que la resiliencia es la cualidad más atractiva que puedes tener

La resiliencia podríamos definirla como la capacidad para recuperarte de los momentos difíciles, y es claramente uno de los rasgos de carácter más atractivos que puede poseer una persona.

Todos hemos observado que hay personas a las que las cosas parecen afectarle más que a otras; la realidad es que todo el mundo tiene la capacidad de ser flexible cuando está lo suficiente motivado como para seguir adelante sin rendirse cuando las cosas van mal. Y es que la mayor parte de lo que queremos en la vida está en nuestras manos.

A continuación, os mostramos por qué la capacidad de superarte a ti mismo es tan sexy:

Captura-de-pantalla-2014-08-28-a-las-15.57.34

1. Te sabes enfrentar a las situaciones:

Saber enfrentarte a las situaciones más diversas, de la manera más sana posible, es algo que te hace parecer fascinante como persona. Eres la clase de individuo que ante las dificultades, en vez de recurrir a sustancias o atiborrarte de comida, prefieres ponerte a hacer ejercicio.

En lugar de seguirle dando vueltas al asunto, lo superas y sigues adelante. En resumen, en vez de quedarte mirando el techo, te pones a hacer algo productivo.

2. Siempre eres optimista:

Cuando piensas que tienes control sobre tu propio destino, y que estás impulsada a tener éxito,te vuelves capaz de ver los acontecimientos negativos como lecciones valiosas de la vida.

Esa confianza, esa energía positiva, es lo que atrae a otros hacia ti. Una actitud positiva de este tipo resulta increíblemente sexy y es un rasgo muy característico de las personas resilientes.

3. Te reencuentras contigo misma:

En lugar de darte por vencida, intentas vivir la vida de una manera diferente. No significa que no conozcas la tristeza, o que no te permitas estar triste, pero tienes la facultad de utilizar esa tristeza como motivación para encontrar nuevas formas para lograr tus metas.

La capacidad de encontrarte contigo misma te permite recuperarte de esa tristeza y descubrir una nueva pasión o iniciar una nueva actividad. Así consigues una nueva perspectiva sobre la vida.

4. Nadie tiene que mimarte:

No eres una delicada flor a la que haya que proteger permanentemente por su fragilidad. Tus amigos y familiares saben que eres una persona capaz de mantenerse en calma durante una crisis, en lugar de desmoronarse.

El hecho de poder afrontar todo tipo de situaciones adversas te vuelve más atractiva de lo que serías si los demás tuvieran que tratarte siempre como a un bebé.

5. No vives en el pasado:

Todo el mundo lleva consigo “equipaje, pero el tuyo no es el típico que la gente percibe en cuanto te conoce. Los acontecimientos negativos que han ocurrido en tu vida se quedan en el pasado, lo cual te permite mantenerte enfocada en el futuro.

Por ejemplo, si estás dejando tu trabajo, eres capaz de concentrarte en que el próximo será mucho mejor. O si estás teniendo una pelea con tu mejor amigo, te das cuenta de que tiene su lado positivo, y lo tomas como una oportunidad de ser más abierta y compartir más con él o ella.

6. Te haces más fuerte cada día:

La vida no te puede derrotar, y eso es una cualidad hermosa. Todas las veces que has tenido que superar un obstáculo, has aprendido una lección que te impedirá cometer el mismo error otra vez.

Poco a poco te vas convirtiendo en la persona a la cual acudirán tus amigos en busca de consejos sobre cómo ser fuerte.

7. Tu capacidad de adaptación al cambio hace que avances en la vida:

La resiliencia muchas veces implica que tienes la capacidad muy necesaria de adaptarte al cambio. Y el cambio es una excelente oportunidad para el crecimiento personal: cuando uno se adapta a los cambios, avanza en la vida.

La capacidad de transformar nuevos patrones en nuevas rutinas te permitirá hacer cambios increíbles en tu estilo de vida, siempre más saludables y más beneficiosos.