“Al final exploté”: Giro radical en la vida de Carlos Lozano, de estrella de Telecinco a trabajar de albañil

Anuncios

El giro de 180º de una estrella de la tele.

Carlos Lozano, nacido en Madrid en 1962, es un modelo, actor y presentador español. Comenzó en el mundo de la moda, y desfiló para Versace y Armani en las pasarelas de París, Milán, Nueva York, Chicago, Londres y Japón. Además, durante una temporada formó parte del equipo de locutores de continuidad de TVE 2, con los que esta cadena quería dar una imagen de frescura y juventud.

Anuncios

En 1996 fue fichado por Telecinco para presentar ‘La ruleta de la fortuna’ en sustitución de Goyo González, y fue entonces cuando comenzó una rutilante carrera televisiva.Un año después fichó por Telemadrid para hacerse cargo de los concursos en el magacín de la joven Terelu Campos, ‘Con T de tarde’. También en Telemadrid presentó el concurso de chistes ‘¡Hola mamá, soy yo!’ (1998) y el concurso ‘Adivina, Adivinanza’ (1999).

Lozano fue uno de los presentadores de más éxito de la década de los 2000, incluyendo una etapa como conductor de ‘Operación Triunfo’, aunque poco a poco empezó a pasar a un segundo plano. Tuvo una “resurrección” televisiva tras su paso por Supervivientes 2019 y una etapa como colaborador de ‘Sálvame’.

Anuncios

Sin embargo, su polémica ruptura con Miriam Saavedra dio mucho que hablar en los pasillos de la cadena de Fuencarral y colapsó. Carlos Lozano decidió entonces abandonar definitivamente la televisión, como él mismo confesó a Jorge Javier Vázquez hace más de un año: “Al final exploté”.

Anuncios

Tras tocar fondo, su vida dio un giro radical: “Estoy desaparecido porque he querido y me hacía falta perderme. Yo tenía un desorden muy grande y necesitaba organizar mi vida”, contó entonces. El madrileño estuvo en proceso de depuración, aunque tenía claro que en algún momento volvería a la tele: “Me han hecho ofertas en Mediaset”, confesó.

Su relación con Miriam Saavedra acabó con sus ganas de aparecer en televisión.

Tras sus devaneos con Miriam Saavedra, el ex modelo tuvo claro que no estaba demasiado abierto a encontrar el amor: “Yo ahora solo estoy bien. El amor llega cuando llega, no hay que buscarlo. La última vez que me enamoré fue de Miriam, pero ahora llevo un año y medio sin nadie y sin hacer nada de nada. La próxima vez que esté con alguien será con una buena persona porque no puedo cometer errores que ya cometí”, contó.

Anuncios

Después de más de un año alejado de los focos, su vida se centró en algo bien diferente a lo que nos tenía acostumbrados: la albañilería. El presentador se estuvo construyendo, con sus propias manos y recursos, una casa en mitad del campo alejada del mundanal ruído.

Anuncios

“Me estoy haciendo una casa en el campo con un huerto, ganado, cabras, gallinas… Los fines de semana me divierto en Madrid y entre semana me voy al campo solo y aislado y recargo pilas”, aseguró Lozano en una entrevista para La Razón, cuando acudió por sorpresa la inauguración de la discoteca Caro en Madrid. En su vida como albañil trabajaba durante doce horas al día para levantar su nueva casa, ¡todo un proyecto!

“Ya ni me acuerdo”.

El programa ‘Socialité’ ha conseguido localizarle y charlar con él sobre su nueva aventura. “Me he esfumado porque me da la gana, aquí tengo compañía de sobra, los perros, los cerdos, las gallinas… Con un bocata me apaño para comer, pero no creas que paso hambre, que también me como mis patatitas, mis pimientitos y mis tomatitos, que están de rechupete. Y no estoy tan mal económicamente, que yo tengo mis ahorros y mis inversiones”.

Anuncios

Carlos Lozano parece estar encantado con su granja, donde no le falta de nada. Allí disfruta de la tranquilidad y el silencio del campo, alejado del estrés y el ruido de la ciudad. Su objetivo es vivir lo más naturalmente posible, aprovechando lo que le ofrece la tierra.

En el plano amoroso, Carlos Lozano admite que hace tiempo que no tiene pareja, desde que rompió con Miriam Saavedra: “Hace casi tres años que no practico el sexo, ya ni me acuerdo de cómo se hace”. Sobre la madre de su hija Luna, el presentador se muestra más amable: “Con Mónica me llevo bien, de hecho el último viaje que hice fue con ella y con mi hija a Marruecos, justo antes de que ocurriera lo del terremoto”.