Web
Analytics

Ana Julia se enfrenta a tres años de prisión más por lo que hizo a los padres de Gabriel

El juez Rafael Soriano, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, dictó prisión incondicional para Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño de ocho años Gabriel Cruz.

Soriano apunta que la mujer aprovechó un momento en el que sabía que iba a estar a solas con el niño y que su abuela no lo iba a controlar, “para mediante engaño o promesa de devolverlo prontamente a jugar con sus primos, trasladarlo hasta la finca de Rodalquilar, lugar apartado y aislado, en el cual tranquilamente poder llevar a cabo su macabro plan criminal”.

Allí, prosigue el auto el relato de los hechos, la mujer mató al pequeño asfixiándolo con sus manos. Posteriormente le desnudó parcialmente y trasladó el cuerpo al jardín, donde “previamente había hecho un hoyo con una pala, enterrándolo a continuación”.

El hecho de que Ana Julia hubiera cavado el hoyo para enterrar a Gabriel antes de matarlo deja claro que la acusada cometió un crimen premeditado. Pero ahora Ana Julia se enfrenta a un agravante que podría complicar su largo paso por prisión

Según informa ElIdeal.es

El ‘caso Gabriel’ podría sentar un precedente judicial en España gracias a los atestados elaborados por la Guardia Civil y a la interpretación que de estos informes ha hecho el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Almería, Rafael Soriano.

Ana Julia Quezada podría enfrentarse, si la tesis de la Unidad Central Operativa (UCO) y del juez instructor va adelante, a hasta tres años de más de cárcel por la «tortura» psicológica a la que la asesina sometió a los padres del pequeño Gabriel con su cinismo, participando en las labores de búsqueda del niño, y alentando a Ángel Cruz y Patricia Ramírez la esperanza de que su hijo podía seguir vivo, cuando en realidad ella misma lo había matado con alevosía y premeditación el 27 de febrero, el mismo día que lo secuestró.