Web
Analytics

Ana Rosa comienza fuerte y tiene claro quién tiene la culpa de la falsa denuncia de Malasaña: el gobierno

El pasado domingo, un joven denunció una terrible agresión homófoba sucedida en plena tarde en un barrio céntrico de la Comunidad de Madrid. Según su versión, ocho encapuchados le habían metido en su propio portal y le grabaron la palabra «maricón» en uno de sus glúteos con un cuchillo.

El joven de 20 años ha confesado ahora a la Policía que dichas lesiones fueron consentidas. El denunciante de la falsa agresión admitió, primero verbalmente y luego por escrito, que no hubo tales encapuchados y que las lesiones que certificaron los médicos son obra de dos individuos. Los hechos se produjeron en casa de uno de éstos y fueron realizadas con su consentimiento.

La gravedad de los hechos que había denunciado se mezcló desde el principio con la extrañeza de los expertos policiales por el hecho de una acción sin precedentes en España. Se trataba de un delito de odio contra un homosexual perpetrado por una banda organizada de encapuchados, vestidos con sudaderas negras y que, pese a actuar a plena luz del día, no habían dejado rastro.

Ana Rosa ha aprovechado el inicio de la nueva temporada de su programa para diseminar una de las noticias más polémicas del año y abría con el siguiente comentario: “No hubo ocho encapuchados, no hubo agresión, no hubo delito de odio. La agresión sufrida por el joven de 20 años en el barrio madrileño de Malasaña no existió”. La presentadora aprovechaba de nuevo para atacar al gobierno por utilizar este tipo de sucesos para desgastar a sus rivales políticos, el PP o VOX.

“La relación fue consentida y la denuncia, pues falsa. El Gobierno utilizó el caso como arma arrojadiza contra la oposición, olvidando que una denuncia es solo el principio de una investigación. Madrid se manifestó ayer contra los delitos de odio, que no podemos olvidar que la inmensa mayoría de esas agresiones son reales”, comentaba Quintana, quién, además, pedía respeto por la intimidad del falso denunciante: “Al final es un chaval de 20 años cuyas circunstancias le corresponden a él y a su intimidad”.

“Él no es el responsable de todo lo que ha pasado, porque hubiera sido un suceso más que la policía hubiera resuelto rápidamente como ha hecho, sino llega a ser porque la lucha fratricida política se ha metido por medio con irresponsabilidad. Porque al final, para denunciar un delito de odio, que se ha descubierto que no lo era pero sí los hay, y muchos, ha generado odio hacia la oposición y eso es absolutamente corresponsable”, añadía.