Web
Analytics

Años después de su muerte, una mujer le gasta una broma a su marido

El momento de la muerte de un familiar es siempre duro; se trata de una situación que supone un largo periodo de dolor y pena en el entorno del fallecido. Sin embargo, hay personas que se enfrentan a un asunto tan angustioso como este con un toque de humor.

Por ejemplo, recientemente hemos conocido algunas esquelas que nos han sorprendido por el cachondeo con el que se toman un asunto que para otros no es motivo de broma. De forma habitual, las esquelas suelen ser publicadas por los familiares del fallecido, pero hay algunas personas que un tiempo antes de morir suelen dejar encargado a los diarios el espacio entre sus páginas, a veces para dejar algún recadito a sus herederos… o incluso en ocasiones nos encontramos con alguna que otra crítica social.

Nuestra protagonista de hoy no quiso dejar este mundo sin dejar un último trolleo a su marido. Y es que parece que a Phedre Fitton no le abandonó su sentido del humor, ni siquiera cuando en 2013 perdió una larga batalla contra el cáncer.

Poco antes de morir, la mujer de 69 años le pidió a su marido Nigel que por favor siguiera regando las plantas del baño en su casa de Sudáfrica. Algo que él siguió haciendo religiosamente durante años… hasta que hace poco, antes de mudarse a una residencia de mayores, descubrieron que las plantas que había estado cuidando eran… ¡de plástico!

Ha sido Antonia Nicol, hija de la pareja, quien ha convertido en Twitter la hilarante broma de su madre, convirtiéndose así en todo un fenómeno viral.

“Antes de fallecer, mi madre dio a mi padre estrictas instrucciones de regar las plantas del baño. Él las ha estado regando religiosamente para mantenerlas vivas. Tenían tan buen aspecto que decidió llevárselas a su nueva casa, y ahí fue cuando descubrió que ¡eran de plástico! Me estoy imaginando a mi madre riéndose entre dientes.”

“Hasta que no fuimos allí a ayudarle con la mudanza no nos dimos cuenta de que las plantas eran de plástico”, le contó Nicol a El HuffPost. “Él se pregunta por qué seguían teniendo tan buen aspecto”, dijo.

“Nos reímos mucho y fue bonito pensar que mi madre seguía ahí con nosotros.”

“La habría encantado saber lo que mi padre ha estado haciendo”, comentó. Nicol compartió también una imagen de su padre recreando el momento de regar sus helechos de plástico:

“A mi padre le ha gustado tanto el éxito de esta historia, que ha recreado cómo regaba los helechos.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía