Web
Analytics

Aparece otra mujer estrangulada en una acequia valenciana, es la cuarta en menos de cinco meses

La policía localizó este jueves el cadáver de una mujer con signos de estrangulamiento junto a una acequia de Burriana, en la provincia de Castellón. Es ya la cuarta víctima mortal que ha aparecido en circunstancias muy semejantes en la comunidad valenciana en menos de cinco meses.

La chica, de nombre Andrea J. A., tenía 41 años de edad, era de nacionalidad colombiana y residía en Burriana. Su cuerpo fue hallado cerca del paraje natural Clot de la Mare de Déu, que recorre zonas agrícolas próximas al litoral y es frecuentado por transeúntes que acuden hasta las playas próximas al municipio.

Este nuevo homicidio ha hecho aumentar la alarma entre la población, que cree que podríamos estar ante un asesino en serie, y es que los cuatro crímenes reúnen hasta ocho similitudes que hacen que esta hipótesis cobre cada día más fuerza, sobre todo teniendo en cuenta que hay al menos otras dos mujeres que han desaparecido por la zona en los últimos meses sin dejar rastro.

La Policía no descarta ninguna hipótesis en la investigación de estos cuatro asesinatos y considera que, aunque las circunstancias de las muertes sean muy parecidas, no necesariamente podríamos estar ante un “asesino en serie”.

La primera de las cuatro víctimas fue Alicia Varela, de 45 años y funcionaria en la Ciudad de la Justicia de Elche, que vivía con su madre y no tenía pareja. Su cuerpo apareció el 6 de noviembre de 2020 en una acequia de la Hoya, en Elche.

El 30 de enero de 2021, apareció el segundo cadáver, el de Florina Gogos, una joven rumana de 19 años que llevaba 23 días desaparecida. La encontró un cazador de patos que transitaba por la zona, la localidad de Silla, en Valencia, junto a la Albufera, a unos 160 kilómetros de distancia del lugar del hallazgo del primer cuerpo. La encontraron en una acequia y al igual que la otra chica sin aparentes signos de violencia, aunque la autopsia reveló que había sido estrangulada.

El tercer cuerpo sin vida aparecido es el de Olga Pardo, de 43 años, hallada el pasado 6 de abril en una acequia de la pedanía de Massarrojos, en Valencia, a unos 26 kilómetros de distancia de donde apareció el cadáver de Florina Gogos, la autopsia reveló que también había sido estrangulada.