Web
Analytics

Cachondeo generalizado por la “tortilla española” de un bar de Cambridge

Pidió una tortilla española en un bar de Cambridge.

“Nadie es español hasta que le tocan la comida”, dijo un tuitero una vez. Y se ha demostrado en varias ocasiones. Todavía recordamos cuando Jamie Oliver, un famosísimo —y televisivo— cocinero británico, la lió parda en las redes sociales después de atreverse a ponerle chorizo a la paella.

Ni siquiera la selección española de fútbol ha unido tanto a los habitantes de este país como la defensa de nuestra gastronomía. Sin embargo, la comida de casa es una de las cosas que más se echan de menos cuando se vive fuera o cuando se va de vacaciones. Y, por desgracia, resulta extremadamente arriesgado pedir comida española en bares o restaurantes del extranjero.

Pedir una paella en el extranjero puede ser todo un deporte de riesgo, un acto de fe o una imprudencia. Pero, ¿qué ocurre con la tortilla de patata? Pues la respuesta la tiene Iago Moreno, sociólogo por la Universidad de Cambridge que después un buen tiempo fuera de casa quiso volver a sus raíces degustando un plato típico español en la ciudad británica.

Morena explicó en Twitter que pidió una “Spanish tortilla”… pero lo que le trajeron poco tiene que ver con la tradicional tortilla española de toda la vida:”Por menos la OTAN ha bombardeado países”, escribió en un tuit que ya tiene más de 18.000 me gusta.

Acompañada con tomates y algo de lechuga, tiene poco que ver con el plato que había pedido. ¿Puede que sea la peor tortilla del mundo? No sabemos si diríamos tanto, y en las redes hemos visto muchas “aberraciones” de este tipo. Además, en el mismo hilo también descubrimos unas “patatas bravas” hechas en el mismo local. Ver para creer.

Las redes se llenaron de comentarios sobre la tortilla, alternando el humor, la indignación y los ejemplos de tortillas españolas que la gente ha encontrado en otras partes del mundo.

Y tú, ¿qué opinas?