Web
Analytics

Chica se gasta 15.000€ en hacer este mosaico tatuado en su cuerpo

Todos conocemos historias en las que alguien –generalmente un amigo de un amigo– se levanta una mañana sin recordar nada… y con algún tatuaje donde antes no había nada. El protagonista de estas historias seguramente le echa la culpa a los chupitos de tequila de la noche anterior, ¿cómo si no le parecería tan buena idea decorar su cuerpo con algún extravagante dibujo?

En esos casos daríamos las gracias por habernos hecho un tatuaje pequeño y discreto. Por otro lado, si tenemos muy claro lo que queremos, y nos aseguramos que el encargado de plasmarlo va a estar a la altura de las circunstancias, ¿por qué no tatuarse todo —o casi todo— el cuerpo? Os mostramos un ejemplo sencillamente genial.

Pasen y vean:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.