Web
Analytics

Cómo acabar con ese mosquito que zumba por tu habitación y no consigues encontrar

En nuestro país, el verano cada vez dura más y más, y hemos pasado de tres o cuatro meses de calor –según las zonas– a casi ocho. Por ejemplo, en Andalucía o Extremadura se puede decir que la época de calor, bermudas y chanclas comienza en mayo y no acaba hasta noviembre. En este año hemos vivido temperaturas más propias de días de julio o agosto a mediados y finales de octubre. Una auténtica locura que confirma lo que todos tememos: el cambio climático es una realidad que ha cruzado el límite de no retorno. Ahora que vuelva a salir Mariano Rajoy, nuestro faro de occidente, a decir que todo es una mentira, que se lo ha dicho su primo. Vergüenza es poco.

Uno de los problemas de las altas temperaturas, además de que no te puedes poner ese bonito abrigo que tan bien te queda y que te costó un riñón, son los malditos mosquitos que se cuelan en casa y, que además de no dejarnos dormir con sus “melódicos” zumbidos, nos dejan el cuerpo lleno de marcas. 

Gracias al portal Gizmodo hemos conocido unos valiosos consejos que nos ayudarán a librarnos de estas odiosos visitantes que nos machacan noche tras noche. No te los pierdas porque merecen la pena.

La primera es la “técnica de caza con linterna”:

  1. Busca una linterna y apaga todas las luces, si no están ya apagadas
  2. Enciende una única fuente de luz pequeña: una lámpara, un teléfono, una tablet. Mantén la linterna apagada, por ahora.
  3. Recorre la habitación lentamente hasta escuchar el zumbido. Tras unos minutos, el mosquito se habrá acercado a la fuente de luz y habrá aterrizado en la pared más cercana.
  4. Enciende la linterna y apunta directamente a la pared, después mueve el haz de luz por la pared.
  5. Al cabo de unos segundos, la luz dará con el mosquito y proyectará una gran sombra que te servirá para encontrarlo y aplastarlo.

La segunda es “la técnica de la trampa tecnológica”. 

  1. Te acuestas boca arriba en la cama y colocas tu tablet o tu teléfono sobre tu pecho con la pantalla encendida y el brillo a tope (las tablets funcionan mejor con esta técnica).
  2. Si tienes sábanas de color claro o blancas, flexiona las rodillas y luego estira laas piernas hacia arriba de manera que la sábana quede visible cuando mires hacia el frente. Esto hará que el mosquito sea más visible: imagina que tu tablet es el escenario y las sábanas son el telón de fondo.
  3. Ahora respira hondo y exhala en la dirección de la tablet que tienes sobre el pecho. El dióxido de carbono de tu respiración, además de la luz, atraerá al mosquito.
  4. Solo queda tener paciencia. Tarde o temprano el mosquito volará hacia ti e incluso podría aterrizar en la tablet. Dale duro.

Fuente: Gizmodo