Web
Analytics

Cuando ligas con un “bot” que está más caliente que el palo de un churrero

Ahora tienes Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp, o Telegram para compartir tus últimas cien fotos en la playa, o para conocer al amor de tu vida. La llegada de las redes sociales han simplificado hasta límites insospechados el arte del cortejo, y lo que antes tardaba semanas de cines y paseos a la luz de la luna en fructificar ahora se cierra en una conversación de cinco minutos.

Los tiempos cambian, qué duda cabe, pero algunos aún prefieren un poco de charla, de un hola qué tal, y conocimiento previo antes de pasar a mayores. Aunque si te toca un bot (un bot es un programa informático, imitando el comportamiento de un humano) que está más salido que el pico de una mesa poco puedes hacer.

Esta es la conversación: