Web
Analytics

Cuando pones una frase MUY ridícula en un trabajo, y se te olvida borrarla

Los exámenes dan mucho juego. Todavía nos acordamos de este chico al que la tensión le agudizó el ingenio con la chuleta más épica de todos los tiempos, o de este profesor que se dedica a trollear —de buen rollo— a sus alumnos dibujando sobre los garabatos que dejan en los exámenes.

En Twitter se dedicaron hace poco a recordar los comportamientos más absurdos que tenemos a la hora de hacer un examen, pero hay que reconocer que cuando nos toca hacer un trabajo, ocurre tres cuartas partes de lo mismo. Si no, que se lo digan a nuestro protagonismo, a quien una mezcla de aburrimiento y sentido del humor absurdo estuvo a punto de jugarle una mala pasada

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.