Web
Analytics

De colaboradora de ‘Sálvame’ a youtuber: el giro que ha dado la vida de esta querida concursante de ‘Gran Hermano’

Muchos concursantes de Gran Hermano han terminado “colocados” en la tele o ganándose la vida gracias al tirón que supuso para ellos el paso por el programa, pero son más los que después de abandonar la casa de Guadalix de la Sierra caen en el olvido.

Por cada Nagore Robles, Aída Nizar, Amor Romeira o Suso Álvarez, que consiguen vivir de la tele cuando el programa termina, hay otros casos que lo tienen más complicado para convertirse en colaboradores a medio o incluso largo plazo. Sin ir más lejos, esta mítica concursante de la décima temporada de Gran Hermano.

Almudena Martínez, más conocida como “Chiqui“, fue una de las finalistas de la décima edición del reality. A principios de 2016, daba a luz a su primera hija, Alma, y compartía la feliz noticia con los medios.

Pero a pesar de haber iniciado una familia con su pareja Borja, la concursante está atravesando uno de los momentos más duros de su vida debido a sus problemas económicos. Y es que ni ella ni Borja tienen un trabajo estable:

“Llevo sin trabajo diez meses, bueno un poco más… Vivimos de los ahorros. Pero los ahorros se terminan.”

Chiqui siempre ha intentado abrirse un hueco dentro de la televisión: cuando Adriana Abenia dejó de ser colaboradora de Sálvame, la de Murcia ocupó su puesto, hasta que fue despedida en 2013 fue despedida. Ese mismo año se casaba con su novio en Las bodas de Sálvame, con Mercedes Milá como madrina.

Ella siguió intentándolo: en 2014 Supervivientes confirmó su presencia, pero Almudena sería expulsada por la audiencia a las puertas de la final. Una de sus últimas apariciones en Telecinco había sido en marzo de 2016 cuando Sálvame Deluxe propuso a la pareja ser testigos del parto de su primera hija y ellos aceptaron.

Hace unos meses, Chiqui volvió a Sálvame una vez más para revelar su situación económica:

“Lo más importante es nuestra niña, nos lo quitamos nosotros para dárselo a nuestra hija… Pero no vamos a estar todo el tiempo diciendo necesitamos esto o aquello. Soy una persona que no quiere pedir nada a nadie… Yo soy muy trabajadora y me puse a trabajar y me engañaron, estuve cinco días pateándome toda Cartagena… Murcia y no me han pagado… vi que era un timo… Era de comercial a puerta fría…

(…) Lo que no quiero es llegar a un punto de que no tengamos nada para darle a mi hija. No quiero depender de nadie, llevo trabajando desde los 17 años y quiero seguir trabajando. No pido nada a nadie, solo quiero un trabajo digno”

chiqui-mama_mdsvid20160120_0181_17

Borja confesó que, para colmo de males, les habían robado: “Intentamos estar más felices para que la niña lo sienta. Yo he echado curriculums de camarero, en floristerías, para pintar casas… Llevo dos años sin trabajar y encima nos han robado“.

Sea como sea, no sabemos hasta qué punto la tomaron en serio en el programa: Aramis apareció en plató para, supuestamente, solucionar los problemas de Chiqui por medio de la magia.

“Vengo con los deberes hechos, Chiqui va a ser la próxima colaboradora de Sálvame de tarde… Y la segunda: yo. (…) Van a tener más niños. Les sale la tranquilidad, la vida, y la carta de la suerte… van a tener trabajo.”

Ahora, Chiqui ha sido la protagonista del Cámbiame VIP emitido el lunes 24 de abril. La ex participante de realities se ha subido a la pasarela del makeover para solicitar un cambio de imagen con la esperanza de que también influya positivamente en su vida.

Ha sido Cristina Rodríguez la encargada de llevar a cabo esta transformación, no sin antes hacer un poco el papel de “coach del amor” con la televisiva y su pareja Borja… y es que, para colmo de males, la relación entre ambos ha empeorado en los últimos meses.

La estilista quiso saber además de dónde viene su problema de crecimiento y como su infancia debido a ello. “Es por falta de la hormona de crecimiento y es duro porque te ves diferentes a los demás, pero mis compañeros nunca se han metido conmigo“, confesó Chiqui.

Con su cambio, Chiqui ha pasado de ser morena a rubia platino, además de combinar tutús y kimonos; unos estilismos que han gustado tanto a la participante como a su estilista. Y aunque reconoce que se vio muy diferente, ella quedó satisfecha con el cambio.

Así lo vivieron en las redes, donde no han estado muy conformes ni con el cambio ni con la mera presencia de Chiqui:

 

Además, Chiqui ahora también dedica parte de su tiempo a publicar vídeos en YouTube, en los que realiza cuestionarios, retos y, por supuesto, cuenta cosas de su vida cotidiana.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.