Web
Analytics

Desenmascaran a Fidel Albiac: “Su lista de enemigos no para de crecer”

“La dirige todo el tiempo”.

En su docuserie, Rocío Carrasco se explayó sobre muchas cuestiones relacionadas con su vida y con las personas que le han rodeado a lo largo de los años. Entre otros muchos temas, habló sobre cómo fue la relación con su padre, Pedro Carrasco, y la que fuera su mujer durante varios años, Raquel Mosquera.

Con el foco en la relación de Rociito con Antonio David, nunca se habló demasiado del enfrentamiento que siempre mantuvo con Raquel Mosquera. Pero en su docuserie Rocío Carrasco no se mordió la lengua: contó con todo lujo de detalles cómo fue la relación con su progenitor, Pedro Carrasco, antes de su muerte.

La hija de Rocío Jurado fue dura con Mosquera. Para empezar, aifrmó no haberla visto “desde hace años”… y no tener “ganas” de verla nunca más. Además, Carrasco explicó que para ella la peluquera solo existe en lo que “judicialmente se refiere. Voy a seguir como he seguido hasta ahora, poniéndolo en manos de la justicia”.

Raquel Mosquera permaneció callada mucho tiempo, hasta ahora. Ahora, la viuda de Pedro Carrasco ha vuelto a la carga, y lo ha hecho con todas sus fuerzas. La peluquera insiste en que Rocío Carrasco no es más que una marioneta de su marido, Fidel Albiac.

Algo que ya han señalado en varias ocasiones muchas personas cercanas a ella. “Hay una mente que es la organizadora y que es la que dirige todo el tiempo”, dijo recientemente el marido de Gloria Mohedano. Al igual que Ortega Cano, quien también aseguraba que su relación con Carrasco empezó a cambiar por culpa de Albiac.

“La he tratado siempre con respeto. Siempre ha habido una buena relación hasta que se unió a su pareja. Ahí es cuando ellos hacen una criba de todas los personas, entre los que me encuentro yo y la familia Mohedano”, dijo.

El número de detractores del marido de Rociíto no deja de crecer, sumándose ahora esta nueva enemiga. Mosquera recordó en Viva La Vida un episodio en el que su “hijastra” tuvo un fuerte enfrentamiento con su padre, Pedro Carrasco.

Raquel Mosquera señaló directamente al marido de Rocío Carrasco.

Una gran bronca en la que estuvo presente Fidel, que supuestamente supervisaba aquella conversación como si de un director de escena se tratara. Mosquera explicó que Carrasco repetía en todo momento lo que le había dicho Albiac, mientras él permanecía de pie con los brazos cruzados, observando la discusión entre el boxeador y su hija.

Mosquera fue contundente en una de las entrevistas más potentes que ha concedido en los últimos años. “Rocío miente”, remarcó, ya que ella había vivido en primera persona lo relatado. “Lo que más me puede ofender es que encima Pedro no se pueda defender y, como habéis escuchado todos, a su padre no le dejó muy bien en el documental”, dijo al respecto.

“¿Decir que su padre iba haciendo curvas por otras cosas? ¿Qué es lo que ha insinuado? ¿Cómo se puede hacer eso a un señor que encima de ser una grandísima persona, era un gran deportista?”, reprochó Raquel a su “hijastra”.

La versión de Carrasco en la docuserie era muy diferente. “Lo llamé, tuvimos una conversación muy larga delante de la que era su mujer en ese momento”, dijo Rociíto. “Fidel no quiso estar presente. Esa conversación terminó pidiéndole mi padre perdón a Fidel y pidiéndome perdón a mí, diciéndome que me quería y que se había equivocado”.

La hija de “la más grande” dijo que Pedro “tenía miedo y recelos de que Fidel pudiese ser del perfil de Antonio David. Esa conversación terminó de esa forma”. Ese sería el motivo por el que no confiaba en su yerno. Algo que Mosquera ha desmentido por completo.

“Si tan valiente es que diga a qué cosas se refería. Me reitero, todo lo que yo conté, es verdad. No mi verdad, es verdad lo que yo expliqué. No es verdad lo que dice ella. Miente”, dijo. La peluquera explicó con pelos y señales cómo tuvo lugar ese encuentro familiar que, según ella, terminó bastante mal.

“Entramos a la casa nos sentamos y la otra persona, el que es ahora su marido, estaba cruzado de brazos escuchando las palabras que le decía a Pedro su hija”, dijo Mosquera. “Nunca he contado el contenido de esa conversación, pero de la forma en la que se dirigía a su padre no fue la más adecuada”. Y añadía que en esa ocasión ni siquiera pudieron ver a Rocío y David Flores. “No vimos a los niños. Si fue tan cordial esa conversación, ¿por qué no los vimos?”.

“Yo lloré, me dolió y lo pasé muy mal. Después del documental ingresé por depresión. Estar escuchando esas cosas me han afectado”, reconoció Raquel.