Web
Analytics

Despedida de El Corte Inglés por contarle a una niña de siete años quién compra los regalos de Papá Noel

Las Navidades son unas fechas muy especiales en las que nos reunimos con familia y amigos que hace tiempo que no vemos. Pero hay una faceta de estas fiestas que cada vez se nos hace más cuesta arriba: por un lado, está el estrés de comprar los regalos a tiempo… y por otro, el de acertar con los mismos.

Si ya es difícil comprarle el regalo perfecto a nuestras parejas, más todavía es dar en el clavo con ese compañero de trabajo al que no conocemos muy bien que nos ha tocado en el amigo invisible… o con nuestros propios hijos, que a menudo resulta que están encaprichados de algo de lo que no tenemos ni idea. Por ese motivo, se entiende que tanta gente se sintiera identificada con la reacción demasiado sincera de una niña al abrir un regalo de Reyes que no le gustó.

Sea como sea, la mayoría de padres están encantados con que seguir manteniendo el “misterio” de Papá Noel y los Reyes Magos con sus hijos. Quizás por eso, se ha viralizado una noticia protagonizada por una persona que ha cometido el mayor pecado durante las Navidades: ¡contarle a una niña que Papá Noel son los padres!

Así, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha avalado el despido procedente de una vendedora de El Corte Inglés que acumuló diversas faltas en el desempeño de su trabajo… entre ellas hacerle esta revelación a una niña de tan solo siete años.

Los hechos se remontan al 12 de diciembre de 2015 cuando la trabajadora, en la sección de joyería de los grandes almacenes, le dijo a la niña que se llevara a su padre a la sección de Perfumería para que la madre le pudiera comprar un reloj como regalo de Papá Noel… algo que lógicamente dejó a la niña “desolada”, y al encargado “avergonzado” ante las quejas de la familia.

Con anterioridad, la dependienta había acumulado diversas faltas y ya había sido sancionada con falta muy grave y suspensión de empleo y sueldo de 16 días por mantener una “actitud negativa, pasiva, poco diligente y muy alejada de la profesionalidad”.

Lo de Papá Noel no fue su único momento Grinch: por lo visto, en las labores de empaquetado de regalo, estuvo a punto de herir a un niño al tirar las tijeras sobre el mostrador.

La empresa sostiene que los hechos probados podrían considerarse como falta leve o grave pero no muy grave, pero que la continuidad de sus actos durante tres meses denota su “falta de buena fe” en el desarrollo de sus funciones.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía