Web
Analytics

Dulceida la ha vuelto a liar por ir de influencer por la vida

El pecado del postureo.

Reconocedlo, vosotros también lo habéis hecho en alguna ocasión. Todos recordamos alguna ocasión en la que nos hemos dejado seducir por el aplauso fácil o la sonrisa cómplice de nuestros seguidores en Facebook, Twitter o —la red favorita para el postureo— Instagram. Lo malo es cuando lo convertimos en una costumbre.

Giphy

Si en otros tiempos hacía falta ser un auténtico triunfador en algún ámbito profesional para obtener el éxito, hoy en día basta un perfil en una red social, unos cuantos selfies, una dosis de “sonrisas Profidén”… y mucho tiempo libre para presentar una vida de triunfador.

La cuestión es que parece que, de tanto fingir que se tiene una vida de éxito, se puede convertir en realidad: desde que las redes sociales irrumpieron en nuestras vidas, han aparecido muchos influencers a los que les pagan por subir fotos a sus redes sociales o vídeos a su canal de YouTube, patrocinando ciertas marcas o sitios turísticos, mostrando lujosos regalos…

Actualmente, muchos de ellos ofrecen directamente sus servicios para ir a restaurantes u hoteles de manera totalmente gratuita, o con algún tipo de beneficio especial, a cambio de una buena publicidad. La verdad es que en el fondo se trata de un trabajo de promoción sin más, que incluso es bien acogido por ciertas empresas… pero hay muchos otros reacios a estas nuevas prácticas.

Por ejemplo, los responsables del The White Moose Café, un hotel de Dublín, Irlanda, que recibió hace unos días por correo una petición de la youtuber Elle Durby solicitando una estancia de 5 noches gratuitas a cambio de hacerles publicidad… y que se encontró con un ZASCA memorable por parte del establecimiento.

Ahora ha sido el tuitero @cristo1704 quien se ha hecho eco del intento de la famosa influencer Dulceida de aprovecharse de su fama para conseguir privilegios especiales… algo que no le ha gustado nada ni a él, ni a quienes se han hecho eco de su denuncia.

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente