Web
Analytics

El drama familiar que escondía Antonio, el ganador del mayor bote de la historia de ‘Pasapalabra’

El rosco 126 de Antonio, el rosco que le ha hecho pasar a la historia de Pasapalabra, ha comenzado con una A de altura con “alpinismo“, ha continuado con una B de “boda” y desde ese momento ha ido creciendo con la C de “crecida“.

En la G hemos tenido que hacer un parón para tomar aire, pero Antonio ha vuelto a encender la “hoguera” y en el momento que ha pronunciado la palabra “laurelha pisado el acelerador y nos ha tenido sin aliento hasta escuchar a Christian Gálvez afirmar que ya teníamos medio rosco contestado.

La Q y la P no se han presentado fáciles, pero superada la “rampa“, Antonio se ha vuelto a poner serio y ha tenido claro que el presentador estaba hablando de un “jamón serrano“, un “tomate“, una “urografía“, “Valladolid“, “klennex” y “anteayer“.

Con 51 segundos para gastar y 20 aciertos, Antonio ha arrancado la segunda vuelta de su rosco de nada más y nada menos que 1.164.000 euros pensativo y convencido de que tras la G se escondía la palabra “género“. Sin embargo, en la J hemos escuchado de nuevo “pasapalabra” y algo nos hacía pensar que esa iba a ser la palabra que Antonio no iba a acertar.

Sin embargo, tras verle contestar sin ápice de duda P, Q y Z, los nervios se han apoderado del plató y Christian ha comenzado a pensar en rapadas de pelo y en los sueños que Antonio cumpliría con el dinero del premio:

“Quiero que mi hija tenga cancha para poder hacer lo que quiera… Si quiere bailar, hacer gimnasia… que haga lo que quiera hacer y que no tenga miedo de no tener salida.”

Esperando la ayuda de la inspiración divina, o de la propia Dafne Fernández, Antonio ha vuelto a escuchar la definición de la palabra que se escondía tras la J “apellido del político considerado el último líder de la época socialista en Polonia, nombrado jefe del Gobierno en 1981” y las musas han llegado a él.

Más serio de lo habitual, le ha dicho a Christian mirando fijamente que iba a decir algo y han saltado todas las alarmas. Antonio no sabía si estaba a punto de convertirse en millonario, pero le ha pedido al presentador que soltara el rotulador porque algo le decía que era la vez que más cerca había estado de completar un rosco.

Jaruzelski” ha sido la palabra que ha conseguido que el presentador volviera a pronunciar la mágica palabra “¡correctoooo!” y que el plató de Pasapalabra se convirtiera en una gran fiesta. Antonio ha vuelto a hacer historia de la televisión, después de ser el concursante que más tiempo ha estado en el programa.

Feliz, pero todavía sintiéndose un poco raro, Antonio ha dejado encantado que Dafne Fernández le rapara la cabeza y nos ha vuelto a demostrar que hay cosas más importantes que el dinero. La emoción que el concursante nos ha demostrado al hablar de su pequeña era muchísimo mayor que la que ha demostrado al convertirse en millonario:

“Cuando ves a tu peque jugar… hay cosas que merecen la pena y que no tienen que ver con el dinero… Y si no fuera por oportunidades como esta, yo que sé… ¡Viva Pasapalabra! es una bendición este programa. Si no existiera este programa habría que inventarlo.”

Christian no ha podido vacilar a Antonio porque su nuevo look le quedaba fenomenal, pero ha querido que nos hablara de lo que le estaba pasando por la cabeza y han terminado hablando de trabajo ya que el campeón ha estado varios años en paro:

“Mi vida laboral ha sido en pocas palabras, lamentable y siento que este programa me resarce de eso. Me compensa por muchos años muy hieráticos, de trabajos muy insatisfactorios y no por el dinero, que también. Muchas veces en el mundo laboral tienes que hacer cosas con las que digamos, no estás de acuerdo y esto te da la posibilidad de hacer eso que resuena en tu conciencia sin tener que hacerle caso a un jefe. Te permite hacer lo que tú en conciencia piensas que está bien, no lo que tu jefe te ordena y manda.”

Feliz por la suerte de “Antoñito el fantástico“, “Antuan“, Christian le ha agradecido que sean él y los concursantes los que hacen grande Pasapalabra, y Antonio nos ha emocionado con sus palabras de cariño:

“Os quiero, amo este programa, ha sido un placer impresionante. Siempre queremos llevarnos el bote, pero no pasa nada si sigue, porque en realidad lo que quieres es seguir aquí porque este programa es maravilloso.”

https://twitter.com/Vicvalo/status/943212529182019584

En las redes todo el mundo ha celebrado su victoria, sobre todo viniendo de alguien que no lo ha tenido fácil en la vida: Antonio, que estudió FPII en Imagen y Sonido, aunque su gran pasión por la música le hizo cursar hasta tercero de piano y cuarto de solfeo, efectivamente se encontraba en situación de desempleo.

Su encanto por las palabras y su gran nivel cultural reflejado en todos los programas de Pasapalabra le procede de su familia:

“De mi padre, el amor por la lectura y de mi madre, la etimología.”

Antonio asegura que quiere invertir el dinero en darle a su hija la mejor educación, abrir una librería de ejemplares de segunda mano y finalmente, viajar con su mujer a Vancouver o Nueva York.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía