Web
Analytics

El emocionante gesto de unos taxistas con un joven discapacitado sin recursos de A Coruña

El regalo a un joven con discapacidad de los taxistas que le llevan al médico.

A pesar de que a veces parece que en las redes sociales abunda el conflicto y la polarización, de vez en cuando hay historias que nos devuelven la fé en la humanidad. Algo parecido le debió ocurrir a Ezequiel y su madre Josefina, después de la sorpresa que se llevaron el otro día.

Se trató de uno de esos gestos que no olvidarán en la vida, vida que no ha sido fácil, porque la discapacidad de Ezequiel y los pocos recursos económicos de su familia hacen que su día a día sea muy complicado. El joven sufre hidrocefalia y va en silla de ruedas.

Afortunadamente, ha recibido un regalo que le han hecho entre los varios taxistas de vehículos adaptados que suelen trasladarlo cuando lo necesita, que va a facilitarle mucho a su madre su cuidado. Todo empezó con un comentario que le hizo Josefina a Enrique, conductor de un taxi al que considera uno de sus ángeles de la guarda.

“En uno de los trayectos en los que nos llevaba Enrique yo le conté que la silla que tenía para asearlo estaba rota. Me la habían donado hacía tiempo y ya estaba muy deteriorada. Estaba agobiada porque no tenía dinero para otra, pero fue solo un comentario para desahogarme”, explicó Josefina.

Sin saberlo ella, Enrique tomó nota y empezó a organizar la sorpresa: “Los taxistas que tenemos vehículos adaptados conocemos a Ezequiel desde hace años y le tenemos mucho cariño. La familia es muy buena gente”, dijo. Así que compartió con sus compañeros la idea de relagarle una silla de aseo a Ezequiel, y enseguida se apuntaron.

Algo más que taxistas.

Enrique considera que quienes tienen estos vehículos no son simples conductores: “Solemos ser gente de un perfil que nos gusta ayudar. Porque no solo es llevarlos de un sitio a otro, aunque no somos una ambulancia siempre tienes que echar una mano y acabas involucrándote”, contó.

Él lo hizo durante mucho tiempo. Josefina vivía hasta hace poco en un segundo piso sin ascensor, lo que suponía tener que subir cargando con su hijo. “Tenía que subir 21 escaleras, con el niño en brazos”, dijo Josefina.

En esos momentos complicados tuvo la ayuda de Enrique y sus compañeros. “Los taxistas me ayudaban a subirlo, porque a medida que iba creciendo se hacía más complicado cargar con él”, explicó Josefina. Ahora Ezequiel tiene ya 15 años y afortunadamente le han cedido un piso que está en un entresuelo y que no tiene escaleras para acceder.

Regalo sorpresa.

Enrique y sus compañeros taxistas contaron con la complicidad de Rebeca Soto, que regenta Lares, una empresa de ayuda a domicilio. “Todos conocemos a Ezequiel y a su familia. Así que nos pusimos en marcha. Conseguimos la silla a precio de coste y entre todos se la compramos para regalársela. La pagamos entre 16 personas”, contó Rebeca.

“Los llevé engañados. Le dije a Josefina que tenía una sorpresa para ellos y los fui a buscar en el taxi. Ella estaba muy nerviosa y Ezequiel muy emocionado”, explicó Enrique. Al llegar, les esperaban el resto de compañeros con el regalo.

“Fue muy bonito, muy emotivo, no me lo esperaba para nada”, reconoció Josefina. “Tienen todos muy buen corazón y quieren mucho a mi hijo”, añadió. Ezequiel estaba encantado con su nueva silla porque además es azul, “su color favorito”.

“No pude evitar llorar, todavía hay gente solidaria. No he tenido una vida fácil, pero me ha tocado gente buena a mi alrededor”, relató emocionada Josefina.

“Josefina es viuda y se desvive por su hijo, se merece tener facilidades para poder cuidarlo mejor”, contó Enrique. “Sin la silla de aseo ducharlo era muy difícil, no podía con él, porque ha crecido mucho”, explicó ella.

Esto va a facilitar mucho su rutina diaria. “Es un gesto que no olvidaré nunca”, repitió, agradecida.