Web
Analytics

El emocionante homenaje que una pareja de grafiteros ha hecho en la casa de la abuela de Gabriel

Este pasado lunes conocíamos, gracias al programa de Ana Rosa Quintana, la historia de Mikel y su novia Olaia, una pareja de ‘grafitteros’ de San Sebastian, que la semana pasada pintó un emotivo mural gigante en uno de los muros de la casa de la abuela del pequeño Gabriel Cruz en Las Hortichuelas, la pedanía de Níjar donde vivía el pequeño, con el objetivo de homenajearle de la forma en que mejor podían hacerlo, pitando un mural en su honor.

La pareja viajó desde San Sebastián  hasta Almería en una furgoneta y, tras dieciséis horas de viaje, y consultarlo con Ángel, el padre de Gabriel, han pintado un grafiti gigante en la casa de la abuela del pequeño, donde el niño pasaba muchos días. Han realizado la pintura a través de fotografías del menor facilitadas por la familia.

Además de pintar algunos “pescaítos” y el retrato de Gabriel sonriendo con una gorra con su nombre, también lo dibujaron haciendo una bomba, el típico salto que hacía para tirarse al agua.