Web
Analytics

El gran ZASCA de Lucía a ‘Supervivientes’ y sus planes, durante su primera entrevista con Jorge Javier Vázquez

Ya no se encuentra entre los concursantes de Supervivientes, pero se las está arreglando para seguir dando mucho de qué hablar. Se trata por supuesto de la madre de Alba Carrillo, Lucía Pariente, que fue expulsada por la audiencia durante la gala del pasado jueves 4 de mayo… pero ella prefirió marcharse a España, antes que competir por el puesto de zombie contra Paola Caruso.

El detonante fue el enfrentamiento de Alba Carrillo y Lucía Pariente con Laura Matamoros. “Tu le tienes ganas a Alba, pero no aproveches que yo he dicho algo, métete conmigo“, le dijo Lucía a Laura en un momento de la discusión, y después le soltó un “si mi padre tuviese un programa de cuatro horas yo también estaría igual de tranquila que tú“. Al mencionar a Kiko Matamoros se lió parda, hasta el punto que Lara Álvarez tuvo que mediar. “Vendes como follas“, le gritó la ganadora de Gran Hermano VIP a Alba después de que ella le reprochase haber vendido unas fotografías suyas.

Ahora, Lucía Pariente ya ha llegado a España, y el martes ha pasado por el plató de Supervivientes para hablar con Jorge Javier Vázquez sobre su paso por el concurso… y ha sorprendido a todo el mundo mostrándose, especialmente al principio de la entrevista, bastante conciliadora. Incluso ha contado que echa de menos las puestas de sol en Honduras y dormir abrazada a su hija, una cara de Lucía que no se ve muy a menudo en televisión.

La propia madre de Alba Carrillo ha confesado que esperaba algo diferente, “más supervivencia y menos convivencia“.

“Pensaba que estaba preparada para la convivencia, pero he visto que no. El concurso me ha enseñado a no confiar.”

Y es que Lucía parece haber hecho examen de conciencia, y ha llegado a conclusiones muy reveladoras sobre ella misma y sobre su participación en el concurso:

“Uno de mis defectos es que pongo demasiado entusiasmo en las cosas. Siempre digo que necesito un líder para seguirle, para rivalizar conmigo misma e igualarle.”

Además, cuando Jorge Javier ha definido al resto de concursantes como “compañeros maltratados” por Lucía, ella ha perdido perdón por ello y se ha emocionado tras comprobar lo mal que lo había pasado su hermana Almudena durante su defensa.

Sobre su hija, Jorge Javier ha dicho que la exconcursante obliga a Alba a “vivir su vida a través de tus ojos“, pero Lucía se ha negado a comentar por una cuestión de “fidelidad”, una respuesta que ni el presentador ni la audiencia han podido comprender.

Eso sí, ha admitido que es posible que mantengan una “relación tóxica, en parte porque, según ella, su hija no se ha desprendido de ella del todo.

Sea como sea, Lucía piensa que los demás concursantes no se lo han puesto nada fácil ni a ella ni a su hija:

“Durante todo el concurso cosa que yo he dicho, se le ha vuelto en contra a ella. Me han utilizado a mí para vapulearle a ella.”

Por supuesto, a Lucía le esperaban en plató muchas opiniones, algunas de ellas muy duras, sobre su paso por el programa, y el propio Jorge Javier Vázquez ha sido el encargado de trasladar a la exconcursante la mayoría de opiniones generalizadas que maneja la audiencia:

“Sois unas pandilleras. Sabéis cómo hacer daño a las demás personas. Habéis hecho del conflicto vuestra forma de vida.”

Pero Lucía no se ha identificado con estas descripciones. Y tampoco ha contestado nada a Kiko Matamoros, que la ha tratado con dureza al reconocer que Lucía le parece “un monstruo.

Al final, la entrevista ha tenido mucho menos conflicto del que esperaban… algo que en las redes han considerado una jugada maestra de Lucía, que habría dinamitado así los intentos de Telecinco de crear carnaza de su paso por el reality de supervivencia:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.