Web
Analytics

El guardaespaldas de Angelina Jolie ridiculiza a Brad Pitt sin piedad

brad-pitt-angelina-jolie

El ex guardaespaldas de Angelina Jolie y Brad Pitt vende todos los trapos sucios de la pareja. 

En el divorcio de estas estrellas de Hollywood cada vez aparecen más invitados, que no quieren perderse el tren de ganar algo de dinero a costa de revelar los secretos de una de las parejas más famosas del mundo. El último en unirse a la fiesta ha sido el guardaespaldas de Brangelina, Marcos Bellingham, un ex militar de élite que fue condecorado por su labor en Irak y por acciones como ayudar a atrapar a un peligroso francotirador del IRA obrando como cebo.

Bellingham ha realizado unas declaraciones al periódico ‘The Sun’ que a buen seguro no han gustado mucho a sus ex jefes: “Yo era un padre para su sus hijos. Fui el responsable de la seguridad de Brad y Angelina. La carrera militar me sirvió perfectamente para hacerlos con ellos. La principal preocupación de ellos era el secuestro de sus hijos… todo se trata de dinero”. 

marcos-billingham-en-una-imagen-de-sus-redes-sociales

“Angelina y Brad estaban muy preocupados acerca de quiénes estaban cerca de sus hijos. Estuvo claro desde el comienzo que teníamos una gran química y ellos me confiaban a los pequeños. Nos volvimos muy cercanos y viví con ellos todo el tiempo”.

También explicó que él debía cuidar la imagen de la expareja. “No era tanto el lado físico, sino el lado social. Tenía que asegurarme de que su imagen estuviera protegida, de que estuvieran vestidos adecuadamente y que no hicieran cosas tontas que pudieran ser tomadas por una cámara”. 

Pero el guardaespaldas no sólo habla de sus labores al frente de la seguridad de Jolie y Pitt, y también ataca duramente al protagonista de ‘Seven’: Brad no duraría mucho en su programa porque no tendría ninguna crema para ponerse en su cara. Sería demasiado sudoroso e incómodo para él. Angie podría hacerlo. Probablemente sería el único con posibilidades para llegar a la final”.

Billingham cuenta anécdotas como el día del cumpleaños de Angelina en el que estaban todos dentro del coche de la estrella, un Audi Q7. “De golpe, Brad cerró todas las puertas y se tiró un pedo. ¡No podíamos salir! Todo era demasiado sudoroso para él ¡es tan bonito!”.