Web
Analytics

El lamentable estado de Urgencias La Paz, las fotos de la vergüenza

El crecimiento constante de usuarios en las redes sociales ha hecho que la difusión de sus contenidos tenga cada vez mayor alcance. Por este motivo, cada vez es más habitual que surjan perfiles especializados en recolectar material con contenido específico, lo que podríamos llamar “activismo cibernético“. En ocasiones la intención es visibilizar lo más posible una situación como la que os vamos a contar hoy.

Detrás una cuenta de Twitter supuestamente anónima, @Urgenciaslapaz, está un grupo de profesionales del servicio de Urgencias del hospital público universitario. Ellos prefieren no decir quiénes son, y es lógico: llevan ya más de un año publicando todo tipo de imágenes que describen a la perfección los problemas por los que pasa el hospital.

Las fotos las han realizado estos profesionales, y describen de forma muy gráfica las situaciones por las que pasan. En los últimos días se han vuelto a convertir en tendencia en las redes sociales por una imagen de un paciente varón orinando en una botella al lado de la cama de una mujer.

Las imágenes que publica este grupo de trabajadores se viralizan muy rápido, ya que son lo suficientemente explícitas como para contar por sí solas su mensaje. Guillén del Barrio, representante del movimiento sanitario de trabajadores de sanidad, es el intermediario entre este grupo anónimo que denuncia en redes y los medios. En declaraciones a Mémesis, ha dicho lo siguiente:

“Yo puedo dar mi nombre sin problema, a mi no me pueden hacer nada. (…) Lo de denunciar en redes es la medida que hemos tomado que mejor está funcionando, de calle,… y es una vergüenza. Hay cauces para denunciar las incidencias y al final se mueven por razones exclusivamente políticas y de imagen pública. Ayer mismo vino el viceconsejero de sanidad, una persona que sí responde, tras la publicación de la foto del paciente orinando.”

Junto a imágenes de copias de las denuncias hechas en el juzgado por la falta de medios, también comparten fotos del estado de las instalaciones viejas, en muchos casos estropeadas o con escaso mantenimiento:

Pero las imágenes más impactantes son las que muestran la situación de los pacientes por culpa del hacinamiento y la falta de recursos para una atención digna:

Por otro lado, al colectivo se le ha criticado por hacer fotos o demasiado duras sin permiso. Guillén lo aclara así:

“Al que le pillen haciendo una foto le van a intentar buscar la ruina. Desde que denunciamos en redes el hospital está empapelado con carteles avisando de que está prohibido hacerlas. Nosotros no sacamos la cara de nadie. Es más una estrategia de guerrilla.”

Lo más inspirador de este colectivo es que, a pesar de las condiciones en las que están trabajando, realmente aman su trabajo y consiguen solventar los problemas que van apareciendo.

Recientemente volvieron a la carga denunciando el caos en las urgencias, donde los usuarios llegaron a sufrir retrasos de varias horas, y tuvieron que habilitar camas en el interior del servicio.

Recientemente, presentaron una “Proposición no de Ley” para que el hospital, gestionado por la Comunidad de Madrid, cumpla con unos mínimos que garanticen su buen funcionamiento sanitario. Esta propuesta, junto a las acciones en las redes sociales, han permitido que se abra el debate y se pueda negociar con algunos miembros de la Asamblea.

El centro lidera la clasificación de hospitales en España, teniendo la mayor reputación en varias especialidades, pero, más allá de las estadísticas, hay problemas muy básicos que es necesario solventar.

Y no parece tan complicado.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía