Web
Analytics

El oscuro pasado de ‘el militar’ de ‘La Manada’ que evitó contar al juez

Uno de los juicios más controvertidos y mediáticos de los últimos años en nuestro país quedaba visto para sentencia hace 15 días con la lectura de las conclusiones tanto por parte de la fiscalía como de la defensa de los miembros de ‘La Manada’, cinco hombres acusados de violar a una joven madrileña de 18 años en las fiestas de San Fermín del 2016.

La primera en exponer dichas conclusiones fue la fiscal Elena Sarasate, que afirmaba que estaba más que demostrado que los cinco jóvenes abusaron sexualmente de la víctima. Al día siguiente le tocaba el turno a la defensa de los cinco acusados, que aseguraba que pueden ser unos imbéciles, patanes y primarios, pero que no son culpables:

“No son modelo de nada, incluso pueden ser verdaderos imbéciles, con comportamientos en sus mensajes patanes y primarios, interesados por el fútbol, la pertenencia al grupo y mantener relaciones sexuales con muchas mujeres. Pero también son buenos hijos, algunos tienen trabajo y otros lo intentan y están unidos a sus familias y a sus amigos”.

Una vez finalizado el juicio, el abogado de uno de los miembros de ‘La Manada’ hizo una petición para la puesta en libertad de su defendido hasta la resolución judicial, petición a la que se sumaron el resto de defensas y a la que se opusieron los abogados de la víctima. Finalmente, el pasado viernes 1 de diciembre, el Tribunal rechazó la puesta en libertad de los acusados, que tendrán que esperar la sentencia en prisión. 

Durante el juicio, que comenzaba el pasado 13 de noviembre y finalizaba dos semanas después, hemos ido conociendo detalles del oscuro pasado de los acusados, destacando el de Alfonso Jesús Cabezudo Entrena, Miembro de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Este miembro de “la Manada” fue detenido y condenado a dos años de prisión en el 2013 por un delito de lesiones. Cabezudo es un conocido integrante de la peña radical del Sevilla ‘Biris Norte’, famosa por sus continuos altercados con la justicia y por su violencia.

El militar también participó en los abusos sexuales que los sevillanos cometieron sobre una chica de Pozoblanco, Córdoba, y por el que también están siendo juzgados. Según declaraciones de la víctima, cuando recuperó la conciencia –todo indica que fue drogada para cometer dichos abusos– Cabezudo le instó a que le practicase una felación, negándose ésta y siendo finalmente expulsada del vehículo por el acusado.