Web
Analytics

El protagonista de Star Wars Kid reaparece y rompe su silencio para hablar del drama que sufrió como consecuencia del viral

Año 2002. No existen las redes sociales, la gente no vive pegada al móvil mirando si alguien le ha dado like a su foto de Instagram o ha comentado su último post en Facebook. Aunque te cueste recordarlo (o creerlo, si eres insultantemente joven), las personas caminaban con la cabeza erguida, y en el metro o autobús se leían libros o prensa. Internet ya estaba entre nosotros, pero aún no había explotado.

En el año 2002 tampoco existía YouTube, y los vídeos virales se compartían a través de las redes P2P. Uno de los primeros de estos vídeos estaba protagonizado por Ghyslain Raza, un niño canadiense que hacía malabares con unos palos de golf al estilo de los caballeros Jedi. Por ello fue apodado “Star Wars Kid”. 

Y ahora, después de 15 años, el joven ha concedido una entrevista a la revista L’Actualitè donde confiesa el infierno que vivió después de convertirse en uno de los primeros fenómenos virales de Internet: “Hice el video en noviembre de 2002, cuando era miembro del club de televisión de la escuela. Estaba trabajando en una parodia de Star Wars con otros alumnos para una gala. Una noche, mientras estaba solo en el estudio, practiqué la coreografía […] Dejé el casete en un estante en el estudio. No pensaba esconderlo. ¿Quién se tomaría el trabajo de verlo?”

Pues sí que quisieron verlo, sí. En pocas horas el vídeo ya circulaba por medio mundo, incluyendo el instituto de Ghyslain: “Todo cambió rápidamente. En el patio, los alumnos se subían a las mesas para insultarme. La gente se burlaba de mi apariencia física y mi peso. Me apodaron ‘Star Wars Kid’. Y no lo hacían como un cumplido. Me fue imposible asistir a clases”,

Tal fue la locura colectiva que sus abogados tuvieron que buscar un sitio tranquilo y alejado de sus compañeros para que el joven pudiera terminar los exámenes: “Los abogados nos ayudaron buscar un lugar donde pueda dar mis exámenes, así que no podría fallar. Hice mis exámenes en una secundaria afiliada con la unidad psiquiátrica de un hospital porque era el único lugar silencioso que pudimos hallar”. 

Finalmente, los padres del joven llegaron a un acuerdo con los padres de los tres alumnos que publicaron el vídeo: “No puedo revelar las condiciones del acuerdo, pero ninguno de nosotros se volvió rico. Ni siquiera cubría nuestros gastos”

Pero el tiempo todo lo cura, o eso dicen, y el “Star Wars Kid” actualmente trabaja como presidente de la sociedad de preservación del patrimonio de Tròis-Rivieres. “Tienes que aprender cómo superar obstáculos y seguir adelante. El año que viene estaré listo para enfrentar una vida normal nuevamente”.