Web
Analytics

El radar Pegasus de la DGT graba la infracción de tráfico más surrealista de todos los tiempos

Todos tenemos un hobby. Están los que son muy aficionados al fútbol y no se pierden una pachanga, otros al baloncesto, al billar, al tenis de mesa o a llevarse hasta los bolígrafos si no están atados, como el Partido Popular de Madrid. Cada uno disfruta a su manera, pero siempre hay que hacerlo con un mínimo de responsabilidad y sin poner ni tu vida, ni la de los demás, en peligro. Bueno, en lo de robar hasta la funda de las almohadas los que están en boca de todos estos días lo hacen un poco a su manera.

Según informa el ABC, los tripulantes de un radar-helicóptero Pegasus de la Dirección General de Tráfico (DGT) se quedaron con la boca abierta y el culo torcido cuando, el mes pasado, interceptaron a un conductor simulando que tocaba la batería al volante con dos palos de madera.

Los agentes pudieron comprobar como el conductor utilizaba los palos “a modo de baquetas para golpear con ellas la parte superior del volante de dirección del vehículo, como si fuese tocando una batería al ritmo de la música”. Una peligrosa situación que se prolongó durante más de un minuto, “lo cual le permitió recorrer un gran trayecto por la autovía”

El conductor soltó ambas manos del volante “para asir un palo en cada una de ellas, permaneciendo en esta actitud hasta que se percató de que el helicóptero sobrevolaba el vehículo, momento éste en el cual cesó su actitud”. Un seguro fan de la película ‘Whiplash’ –totalmente recomendable– que puso en peligro al resto de conductores.