Web
Analytics

El zasca a Dani Rovira a cuenta de su rajada sobre las espectaculares chicas de Intimissimi

 

La que has liado, pollito. Dani Rovira se convertía el pasado jueves en el protagonista absoluto de las redes sociales por una serie de mensajes que publicaba en su cuenta de Twitter y que provocaban las iras de los usuarios que lo acusaban –entre otra muchas cosas– de machista. Vamos a ver esos tuits en orden.

Primero. El que lo desencadenó todo. 

El segundo, aquí todavía no tenía ni idea de lo que se le venía encima. 

Tercero. Aquí ya lo empieza a intuir y decide desconectarse. 

https://twitter.com/DANIROVIRA/status/862619837998276608

Una hora después, y viendo que la bola de nieve no para de crecer, pide disculpas. 

https://twitter.com/DANIROVIRA/status/862635862407995392

Resumiendo, Rovira ve un anuncio de ropa interior en una marquesina, se quiere hacer el gracioso en Twitter y el chiste le sale regular con cierto tufillo machista. Lo que viene después es un linchamiento al que se suma hasta el apuntador. 

Una de las opiniones más aplaudidas y comentadas ha sido la de Yolanda Domínguez, artista visual y experta en comunicación y género, en la web del Huffington_Post. Yolanda escribe un texto que es una maravilla y que todo el mundo debería leer.

Querido Dani,

No nos conocemos pero me caes bien. Pareces un tipo gracioso y diría que hasta con cierta preocupación por la igualdad. Pero estar preocupado no es lo mismo que estar informado y tus meteduras de pata (incluso con tacones) son precisamente por esto. El chiste que compartiste en Twitter deja claro que a ti no te afecta que las mujeres seamos constantemente representadas mostrando nuestra belleza y en actitud sexual. Tienes la suerte de pertenecer a un género que también es representado por otros muchos aspectos. Pero como hombre sensible que eres intenta ponerte en nuestro lugar. Estás acostumbrado a cambiar de rol para interpretar otros papeles, lo que te pedimos no es muy diferente.

El problema no es la imagen sensual de una mujer en una marquesina. El problema son los millones de imágenes de anuncios, películas, revistas y espacios televisivos en los que las mujeres somos representadas de forma sexualizada. Imágenes que influyen de manera decisiva en la construcción de la identidad femenina. El problema no es una imagen aislada, sino la falta de otro tipo de referentes que reflejen otros valores fundamentales para que las mujeres podamos dejar de ser consideradas sólo cuerpos. Sí, es un anuncio de lencería y es normal que aparezca un cuerpo. Pero también podríamos preguntarnos por qué siempre esas mujeres son blancas, jóvenes y delgadas. ¿Qué ocurre con el resto? ¿Acaso no usamos bragas?

 Todas estas cosas a ti no te afectan, pero estoy segura de que tienes muchísimas compañeras actrices que no tienen trabajo a partir de cierta edad, que tienen que hacerse la cirugía estética para llegar a fin de mes o a las que no ofrecen nada más que papeles secundarios cuya única función es seducir a un hombre. ¿A cuántas directoras de cine conoces que la industria del cine apoye? ¿Tendrá algo que ver que las mujeres seamos consideradas sólo cuerpos bonitos con todo esto? ¿Quién tiene responsabilidad?
 En tu cuenta de Instagram dices que no sabes si es machista la marca, la modelo, quien la mira o quien compra el producto. Todas las personas tenemos parte de responsabilidad en perpetuar el machismo. Quienes tienen el poder de generar una imagen tienen aún más, porque afectan a más personas. Pero a pequeña escala quien hace chistes con los amigos también es responsable. La falta de conocimiento y de reflexión son un hándicap para la igualdad. Es normal tener “mil dudas sobre los pequeños gestos, acciones y palabras que puedan ser micro, medio o macro machismos”. Nos pasa a todas y a todos. Pero no te quedes en las dudas ni en el tuit o el comentario fácil: investiga, aprende, estudia, ve más allá. Una cosa es no saber y otra bien distinta no tener interés. Una cosa es detectar el machismo y otra aplicar lo aprendido en el día a día. Esto es a lo que se refería la actriz Leticia Dolera, en lo difícil que resulta llevar a la práctica la teoría.

Combatir el machismo no va de vulvas contra penes. Hay personas machistas con pene y hay personas machistas con vulva. El machismo es una ideología que nos afecta a todas las personas porque nos educa en unos roles que nos impiden tener relaciones sanas e igualitarias. Lo de “arrancarse el pene” queda muy bien como frase épica en una peli de guerreros (buen intento, guárdala para el remake de “300”), pero el feminismo no va de un sexo contra el otro sexo, sino de la igualdad entre ambos.

Tu chiste no fue afortunado, lo cual no significa que no puedas hacerlo. En tu post dices que te sientes “un poquito menos libre de un tiempo a esta parte”. Yo opino justo lo contrario, considero que somos más libres que antes porque tú ejerces tu libertad de expresión y quienes te contestan están ejerciendo la suya. Simplemente generas más reacciones porque te sigue mucha más gente. Creo que tus meteduras de pata no han sido de mala fe sino puro desconocimiento (aunque el hecho de que te defienda Arturo Pérez Reverte es prueba irrefutable de que fue una auténtica cagada). En tu post dices que estás dispuesto a aprender y yo me quedo con eso. Encontrarás a muchas personas encantadas de hablarte de feminismo, también existen muchos libros y material sobre ello. Creo que te gustará y te ayudará entender a quien en algún momento se ha podido ofender con tus comentarios. Además, los hombres feministas resultan tremendamente atractivos… ¡fíjate qué suerte!, sin necesidad de arrancarse el pene, ni de aparecer desnudo en todas las marquesinas del barrio.

Fuente: Huffington_Post