Web
Analytics

El ZASCA de Iñaki López al comentario homófobo en directo de una señora en el Orgullo de Madrid

Gracias al especial de La Sexta del pasado sábado, los que no pudimos asistir a la celebración del Orgullo en Madrid –capital mundial este año–disfrutamos en casa de toda la fiesta con Iñaki López y Cristina Pardo como presentadores.

Uno de los momentos más comentados de la retransmisión en las redes sociales fue cuando una de las reporteras de la cadena entrevistó a una señora “que pasaba por allí”, de nombre Cristina, que soltó perlas como:

“No me parece bien, porque la alcaldesa Carmena no quiso poner el Belén porque no todos los católicos. Y ahora pone la bandera gay y se supone que está diciendo que todos los madrileños son maricones, o al menos yo lo entiendo así”

Pero no quedó ahí la cosa, y doña Cristina había salido fuerte de casa: “No me parece normal. Una cosa que ha salido hace unos años para acá me parece… No lo veo normal, la verdad. Seguramente habría algo antes, pero más escondido. No es para sentirse orgulloso. Una cosa es que lo sean, lo hagan, pero no para sentirse orgulloso de serlo y pasearse por aquí diciendo todas esas cosas. Los que somos normales no vamos por ahí manifestándonos”. 

Después de estas opiniones propias del siglo XV, el presentador Iñaki López le mandó un mensaje a Cristina:

“Opiniones las aceptamos todas, opiniones nos gustan todas, pero es verdad que Cristina faltó un poco al respeto. Hay que recordar que esta es precisamente una manifestación a favor del respeto para todos y entre todos. Vemos que todavía hay mucha labor de educación que hacer y mucha gente a la que hay que abrir todavía más la mente”. 

“Lo que vamos a hacer es respetar a Cristina, mucho más de lo que ella ha respetado en la manifestación reivindicativa y festiva de hoy. Disfrute, Cristina, ya verá como al final de la noche cambia de idea, o se echa novia”. 

El ZASCA está muy bien, pero hay algo en lo que no estamos de acuerdo con Iñaki. Cuando las opiniones atacan a todo un colectivo llamándoles “anormales”, no se respetan ni se pueden tolerar. Esta señora ataca e insulta con todo el odio del mundo a personas que ya lo han pasado –y lo pasan– bastante mal por su condición sexual. Así que lo de aceptar opiniones está muy bien cuando se pronuncian desde el respeto, pero no desde el odio. Y que nunca se le olvide, la única que no es normal aquí es usted, señora.