Web
Analytics

Encontró a una bebé abandonada entre la basura, mira cómo se encuentra 2 años después

19-7

La primera semana que Nika estuvo bajo mi atención, me di cuenta de lo descuidada y desnutrida que estaba.

Estas son las palabras de Sarah Conque, una joven mujer de 28 años verdaderamente excepcional. Trabaja como terapeuta infantil, y mientras estudiaba siempre tuvo la idea de ayudar a la gente en Haití mientras ejercía su profesión. En 2013 puso rumbo a ese país, donde el destino le tenía guardada una gran prueba.

Sarah llegó al Centro Médico de Niños Danita, donde empezó a aportar sus conocimientos. Un año más tarde, en 2014, una joven madre apareció en el centro, contando que su pequeña hija de tres meses tenía hidrocefalia, una enfermedad que se caracteriza principalmente por una acumulación de líquido dentro del cráneo, que lleva a que se presente hinchazón del cerebro.

En los bebés esta enfermedad provoca que la cabeza sea más grande de lo esperado; la niña estaba además en un estado terrible, totalmente desnutrida, y necesitada desesperadamente de ayuda médica. Según relató su madre, la había ocultado de todo el mundo por vergüenza.

 

Una foto publicada por Nika (@littlewarriornika) el

Sarah siguió su instinto y fue a visitar a la madre y a su bebé. Allí, encontró a la pequeña sola en el suelo, rodeada de basura por todas partes. La pequeña tenía once meses de edad, pero apenas pesaba 2,7 kilos. Hay que recordar que en Haití, algunas personas consideran todavía a los niños y adultos discapacitados como productos del mal.

Además, la madre biológica de la bebé trabajaba como prostituta, así que su embarazo seguramente fue no deseado; de hecho intentó interrumpir su embarazo bebiendo veneno. Sin embargo, la niña nació.

 

Una foto publicada por Nika (@littlewarriornika) el

Nuestra heroína consiguió convencer a la madre de llevar a la pequeña, llamada Nika, al centro, donde pudieron darle la atención que necesitaba. Además, Sarah creó el sitio web Little Warrior Nika, donde iba relatando su evolución paso a paso. La primera semana fue probablemente la más difícil. Y es que el 99% de los niños que vienen con la misma condición mueren antes de su primer año, y en el caso de Nika los médicos le dijeron a Sarah que no había muchas esperanzas.

Pero de alguna forma, la niña se las arregló para sobrevivir esos primeros días, y de ahí en adelante sólo han ocurrido cosas buenas. Sarah se convirtió en su protectora de manera oficial, y su pareja, Stephen, le acompaña en su misión.

 

Una foto publicada por Nika (@littlewarriornika) el

Esta foto captura perfectamente lo tierno y dulce que es Stephen con Nika“, escribe la terapeuta.

 

Una foto publicada por Nika (@littlewarriornika) el

Ahora, después de 2 años, la calidad de vida de la niña ha mejorado considerablemente. Ha sido sometida a varias cirugías, logrando que la circunferencia de su cabeza disminuya casi 5 centímetros. También ha perdido más de 2 kilogramos de fluido.

 

Una foto publicada por Nika (@littlewarriornika) el

A pensar de los pronósticos más pesimistas, Nika continúa creciendo y su progreso es admirable. La familia actualmente vive en Louisiana, Estados Unidos, donde su historia de esfuerzo ya es conocida en toda la comunidad.

Vía Elegí mal día.