Web
Analytics

Encuentra un condón en una pizza y, al reclamar, el encargado le dijo que hiciera ESTO con él

A todos nos encantan las pizzas, en todas las versiones —así es, queridos lectores: incluso con piña—, pero el ingrediente que encontró nuestra protagonista puede que sea la excepción. Charlene Quirk pidió un par de pizzas a su pizzería favorita, a la que llevaba pidiendo desde que tenía 14 años.

pizzera-ontario-normal-672xXx80

Como en tantas ocasiones antes, la comida llegó en sus respectivas cajas y unas bolsas térmicas que ayudan a mantener la temperatura de los encargos. Hasta ahí, todo perfecto. ¿Cuál fue el problema?

Pues la peor pesadilla de un escrupuloso: junto a las cajas de las pizzas, notaron que encima de la mesa del comedor había un condón usado. ¿Cómo diablos había llegado allí?

condon-lista-XxXx80-1

Impactada, Quirk llamó al restaurante para informar de lo que había pasado. Le dijo al gerente que el preservativo estaba dentro de las bolsas térmicas, por lo que el profiláctico debía haber estado allí desde su manipulación en el local.

Así se lo hizo saber al responsable del restaurante de comida rápida, pero la respuesta que le dio no fue la que esperaba:

Me prohibió volver a pedir comida a su restaurante. Me dijo que me jodiera y que me lo quedara y lo utilizara.

La joven compartió en su cuenta de Facebook algunas imágenes del condón, junto con un texto que se viralizó en las redes que explicaba la respuesta del encargado del restaurante.

13241266_10154052154925781_3946363353494962052_n

13232920_10154052155170781_8469948126481722948_n

Quiero compartir con vosotros mi experiencia con el reparto de pizzas Soprano’s anoche. Pido disculpas por las imágenes tan gráficas, pero creo que es importante que seáis conscientes de la asquerosa situación. Nuestra pizza nos llegó dentro de una bolsa de transporte térmica. Abrimos el pedido sobre la mesa del comedor y después de la cena nos fijamos en un condón usado sobre la mesa donde habíamos puesto las cajas. Disgustados, llamamos a la tienda para informarles de que el condón debía proceder del interior de la tienda (debido a la bolsa térmica, no podía venir del coche que transportó las pizzas). El (nuevo) dueño, Armand, fue inmediatamente hostil. Me prohibió volver a pedir a su restaurante. Me dijo que me jodiera y que me lo quedara y lo UTILIZARA. Para ser sincera, me dio más asco su misoginia que el preservativo usado. Envié las imágenes a Middlesex Health Unit porque me dijo que le importaba una mierda. He pedido pizza a Soprano’s un par de veces al mes durante aproximadamente 14 años. Estoy impactada. No se merece mi dinero, y no se merece el vuestro tampoco.

En el momento de escribir estas líneas, la publicación ya ha sido compartida más de 3.200 veces y ha recibido miles de comentarios de usuarios horrorizados por el condón, y por la reacción del hombre encargado del local.

Cómo llegó hasta el pedido de esta clienta un “ingrediente” tan poco salubre, sigue siendo un misterio.

Para que los fans de la pizza os quedéis con una imagen mejor en la cabeza, os enseñamos el trabajo perfecto: el de este hombre que viaja por el mundo comiendo pizza.

Vía Elegí mal día.