“Era un tarado hace ya 15 años”: Un amigo de Daniel Sancho revela cómo se comportaba cuando era adolescente

El conflictivo pasado de Daniel Sancho.

El caso de Daniel Sancho (29 años), el hijo del actor Rodolfo Sancho que confesó haber matado a Edwin Arrieta, un cirujano colombiano, en Tailandia, sigue generando más interrogantes que respuestas. Cada día se revelan nuevos detalles sobre la personalidad y el comportamiento del presunto asesino, que contrastan con la imagen de buen chaval y empresario culinario que algunos medios han difundido.

Ahora, Lecturas ha podido acceder a testimonios exclusivos de personas cercanas a Daniel, que revelan cómo era su relación con su padre y cómo vivió una adolescencia turbulenta y conflictiva. Según una conversación de WhatsApp a la que tuvo acceso este medio, Daniel se comunicó con una de sus personas más cercanas tras el crimen y le confesó que estaba “muy mal” y que no sabía qué hacer.

Los comportamientos de Daniel Sancho que hartaron a su padre.

También le pidió que le ayudara a contactar con su padre, al que no veía desde hacía tiempo. Este amigo, que prefiere mantenerse en el anonimato, nos ha contado cómo era Daniel cuando era adolescente y qué motivos podían haber deteriorado la relación con su padre, el conocido actor de ‘El Ministerio del Tiempo’.

“Daniel era un tarado hace ya 15 años”, nos ha dicho sin pelos en la lengua. “Se le iba la cabeza y se pegaba con la gente. Era muy conflictivo y problemático. No tenía amigos, solo conocidos. Se metía en líos constantemente y su padre estaba hasta los huevos de él. Siempre tenía que salir a defenderlo y a pedir perdón por lo que hacía. Era un calvario para él”, nos ha relatado.

Estas declaraciones coinciden con las que hizo la madre de un compañero de clase de Daniel al programa ‘Socialité’. Esta mujer, que tampoco quiso revelar su identidad, afirmó que Daniel era “bastante conflictivo” en el colegio y que incluso lo expulsaron por sus problemas de conducta. También apuntó que su comportamiento empeoró tras el divorcio de sus padres, Rodolfo Sancho y Xenia Tostado, cuando él tenía 14 años. Sin embargo, reconoció que Rodolfo siempre fue “un padrazo” preocupado por su hijo y que intentó reconducirlo en todo momento.

Pero nada parece haber funcionado para evitar el trágico desenlace que ha llevado a Daniel a confesar un asesinato en Tailandia. El motivo aún se desconoce, pero se especula con que pudo haber celos o una disputa por dinero de por medio.

“Queremos que se haga justicia”.

Desde Tailandia, Daniel ha recibido la visita de su portavoz y abogada, Carmen Balfagón, quien ha intentado defender su inocencia y su buena imagen ante los medios. Balfagón ha asegurado que Daniel es “un chaval bueno y una bellísima persona” y que no sabe qué pudo haber pasado para que cometiera ese acto tan atroz. También ha dicho que Daniel toma medicación para el estrés desde antes de viajar a Tailandia.

Sin embargo, estas explicaciones no han convencido a la familia de la víctima, que exige justicia y una condena ejemplar para el asesino. La hermana de Edwin Arrieta, Darling Arrieta, ha contado a ‘En boca de todos’ que recibió un mensaje de Rodolfo Sancho pidiéndole perdón por lo ocurrido y lamentando la muerte de su hermano.

Darling ha agradecido el gesto del actor, pero ha dicho que eso no basta para reparar el daño causado. “Mi hermano era un hombre bueno, trabajador y honesto. No merecía morir así. Queremos que se haga justicia y que Daniel pague por lo que hizo”, ha declarado.

El caso de Daniel Sancho ha conmocionado a la opinión pública y ha puesto en evidencia el lado oscuro de un joven que parecía tenerlo todo: una familia famosa, una carrera exitosa y un futuro prometedor. Sin embargo, su pasado conflictivo podrían haber influido en su fatal decisión de acabar con la vida de otro ser humano. ¿Qué se esconde tras el asesinato de Edwin Arrieta? ¿Qué llevó a Daniel a cometer ese crimen? ¿Qué papel jugó su padre en su vida? Estas son algunas de las preguntas que aún quedan por responder en este caso que ha sacudido al mundo del espectáculo y la sociedad española.