Web
Analytics

“¿Eres independentista? ¿Quieres la independencia?”, le hacen a Piqué la “pregunta del millón”

Siempre sincero en sus declaraciones, comprometido con la actualidad política y manifiestamente a favor de la celebración de un referéndum, Gerard Piqué votó por la mañana en el referéndum del 1-O, y se supone que fue uno de los que intentó que no se celebrara el partido del Barça, aunque finalmente aceptó la decisión de la mayoría.

Posteriormente, el central azulgrana se derrumbó ante los medios. Ocurrió mientras hablaba a los medios sobre las cargas policiales contra la gente que ha querido ejercer el derecho a voto en Cataluña. “Estoy orgulloso del pueblo catalán. Ha sido mi peor experiencia“, declaró entre lágrimas. También tuvo duras palabras contra Rajoy, de quien aseguró que ha tenido “una de las peores decisiones de este país en los últimos 40 o 50 años“.

Otra de las cuestiones sobre la que han preguntado a Piqué ha sido la polémica que ha supuesto que haya sido convocado por Lopetegui para los próximos dos encuentros de La Roja; el central quiso diferenciar su sentimiento catalanista del deseo de jugar con España:

“Creo que puedo seguir yendo a la selección porque hay mucha gente en España que está en total desacuerdo con estos actos, si no, no iría. Pero si alguien piensa que soy un problema o molesto no tengo ningún inconveniente en hacerme a un lado y dejar la selección antes de 2018.”

Además, matizó:

“Ir a la selección no es una cuestión patriótica. Hay que ir y rendir al máximo. Ha habido muchos jugadores que se han nacionalizado. No es una competición de patriotismo, se trata de ir ahí e intentar ganar.”

La polémica con el futbolista no terminó ahí: el ambiente durante la concentración de la Selección Española, que debía ser festivo por tener a un paso el pasaporte para el Mundial de Rusia, se convirtió en irrespirable. Los pitos de anteriores ocasiones dieron paso a gritos contra el marido de Shakira. “Piqué cabrón, fuera de la selección“, fue una de las consignas más repetidas.

Incluso el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se metió en un jardín al publicar un tuit en el que defendió al defensa del Barça y de La Roja:

Y se lió… ya que en cuestión de minutos la publicación ya superaba los 1.000 retuits, y generó un intenso debate con centenares de comentarios a favor y en contra.

Pues bien, ahora el futbolista ha confesado en una larga rueda de prensa que el entrenamiento del lunes en Madrid, donde fue pitado e insultado por el público, le pareció “difícil… pero ha anunciado que no abandona el equipo nacional.

“Creo que es un reto para mí y estoy aquí para darle la vuelta. Hay mucha gente en España, y hablo de todos, que mediante el diálogo pueden entender cómo me puedo sentir y a partir de ahí, mediante el respeto y la coherencia puede llegar todo a buen puerto.”

Piqué reitera así su compromiso con la selección… pero matiza que cree que un independentista podría jugar con la el equipo nacional.

“Creo que un independentista podría jugar en la selección española porque Cataluña no tiene selección y muchos independentistas no están en contra de España. Si no tienes nada en contra de España, piensas que es un país de la hostia con gente de puta madre… ¿por qué no?”

Sin embargo, a la pregunta de si es independentista, ha contestado lo siguiente:

“No puedo decantarme por un lado o por el otro porque los jugadores somos figuras globales. Perdería a la mitad de mis seguidores porque la gente pone la política por encima de todos los demás. Mis hijos son colombianos, españoles, catalanes y libaneses.”

Además, ha asegurado que España y Cataluña serían más débiles separadas. También ha eludido responder sobre si, llegado el momento de tener que decidir, elegiría jugar con España o con Cataluña.

Al final, el futbolista ha querido llamar al diálogo y ha advertido que “esto irá a más“.

“Es muy difícil explicaros lo que está pasando e Cataluña si estáis en Madrid, en Andalucía o en el País Vasco. Cataluña es como el hijo de 18 años que se quiere ir de casa. Siente que es tratado de una manera que no se acerca a la realidad. El Gobierno tiene dos opciones: o sentarse como un padre y dialogar o quizá ese hijo se te va.”

Eso sí: ha admitido que no vió el discurso del rey… porque estaba “jugando a la pocha.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.