Web
Analytics

España de luto: fallece demasiado joven Alberto Ferrer

Falleció tras sufrir un aneurisma cerebral.

Este lunes 15 de febrero se lloró la pérdida de Alberto Ferrer, agente del Cuerpo Policial de Málaga que era muy querido en la ciudad andaluza. El oficial del Grupo Operativo de Apoyo —GOA— intentó con todas sus fuerzas recuperarse de un aneurisma cerebral, que lo tenía hospitalizado desde hace un tiempo.

Finalmente, el policía local malagueño falleció a los 43 años, dejando una huella imborrable en sus compañeros y también entre los ciudadanos de Málaga. Una de los primeros mensajes que ha sido publicado en las redes sociales ha procedido de su hermandad de Semana Santa.

En la imagen que acompaña a la publicación aparece junto a su hijo de ocho años en brazos, vestido con la túnica de procesión de la Cofradía del Rico y entre los varales de María Santísima del Amor. “Lamentamos la muerte de nuestro hermano y portador de María Santísima del Amor, Alberto Ferrer, quien está ya bajo el manto de nuestra Sagrada Titular”, dice el tuit en recuerdo al policía local.

Alberto Ferrer, policía por vocación, era además una grandísima persona, deportista, amante del mundo de la bici y de las aventuras y vacaciones a bordo de su autocaravana. Algunos compañeros del Cuerpo de Policía recordaron el momento en el que Alberto comenzó a grabar las intervenciones con una cámara de vídeo, algo por lo que empezaron a apodarle “el youtuber”.

A pesar de sufrir esa enfermedad, su pérdida ha sido algo con lo que no contaba nadie en su círculo más cercano. Muchos de sus compañeros esperaban que volvería a trabajar como lo había hecho en los últimos años.

Desde que se dio a conocer la noticia de su muerte, han sido muchos los mensajes de pésame recibidos. Entre ellos, uno enviado por el concejal y portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez. “Ha fallecido, con 43 años, Alberto Ferrer. Miembro del GOA, policía local de Málaga. Supone una pérdida irreparable, un servidor público abnegado, con un gran expediente a sus espaldas. Mi más sentido pésame para sus familiares y amigos. Descanse en paz”, dijo.

El coche fúnebre que transportaba los restos mortales de Alberto Ferrer llegó el martes a Parcemasa escoltado por una extensa caravana policial. Un gran número de agentes estuvieron en este primer homenaje al policía fallecido.

Ferrer estaba casado desde hace años, y tenía un hijo de ocho años. Los mensajes de ánimo para su familia han sido cientos, desde representantes públicos hasta sindicatos policiales y otras administraciones de la capital malagueña.