Web
Analytics

Esta madre se puso a llorar después de que su hijo con autismo recibiese una invitación de cumpleaños

carta-invita-cumpleanos-nino-autista-banner

Una enfermedad tan dura como el autismo cambia la vida tanto del paciente como de toda su familia, pero vayamos por partes, ¿qué sabemos realmente del autismo?

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista (ASD por sus siglas en inglés). Actualmente se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA pediátricos combinados. Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

A Timothy se le diagnóstico autismo no verbal cuando sólo tenía dos años. Desde entonces, su madre Tricia se ha ocupado de ayudar a su hijo en los no pocos desafíos que le suponen la vida diaria.

Debido a la enfermedad del joven, su madre rechazaba todas las invitaciones de cumpleaños de otros compañeros de clase, hasta que un día, una nota de la madre de un amigo de Timothy hizo que cambiase de opinión.

Esta-madre-rompe-a-llorar-despues-de-que-su-hijo-autista-recibiese-una-invitacion-de-cumpleanos-01

En la nota se podía leer:

“Carter se sienta junto a Timothy en la escuela y siempre habla sobre él. Espero que pueda venir. Vamos a alquilar un castillo hinchable con un pequeño tobogán y también tendremos globos y pistolas de agua. Quizás Timothy pueda venir un poco antes ese día si le es muy difícil estar con toda la clase. Avísame para que podamos prepararlo y hacer que funcione”

Esta-madre-rompe-a-llorar-despues-de-que-su-hijo-autista-recibiese-una-invitacion-de-cumpleanos-03

Tricia no pudo contener las lágrimas. Había descubierto que no estaba sola.