Web
Analytics

“Estaba en el suelo en coma, le hablábamos y le agarrábamos…”, el estremecedor relato de los dos testigos que reanimaron a Samuel

Las emotivas concentraciones de protesta se han sucedido en toda España.

El domingo conocimos la terrible noticia que ha conmocionado a todo el país. Samuel, un joven de 24 años, fue asesinado en A Coruña en la madrugada del viernes al sábado sobre las tres de la mañana. Había salido con sus amigos de fiesta para disfrutar del segundo día que abría el ocio nocturno en la ciudad.

Miles de personas se han movilizado en los últimos días en varias ciudades del país para exigir justicia ante la brutal agresión que acabó este sábado con la vida del joven. Las emotivas concentraciones de protesta se han sucedido en A Coruña, Barcelona, Madrid o Valencia, bajo la conmoción del asesinato de Samuel.

Dicho suceso sigue investigándose y ha sido condenado en la red social Twitter el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En la ciudad gallega, escenario del crimen, miles de coruñeses se concentraron en la plaza de María Pita convocados por colectivos LGTB. Estos achacan el crimen a una muestra de homofobia, aunque aun no ha sido confirmada por una investigación que mantiene abiertas todas las vías.

“Veo a una pandilla de chavales, eran latinos o mulatos, y veo que hay alguien en el suelo”.

Dos de las personas que asistieron al joven en sus últimos minutos de vida contaron todo lo que vieron a una reportera de El Programa del Verano. Se trata de Pablo Barrón y Marco, que habían salido por el ocio nocturno después de mucho tiempo y se encontraron con la peor escena posible.

“Veo a una pandilla de chavales, todos de 30 años máximo, eran latinos o mulatos, y en ese momento veo que hay alguien en el suelo… lo que no interpreto es que fuese un chaval en coma”, contaron. El testigo acudió rápidamente hasta Samuel, que estaba con su amiga.

“Nosotros nos paramos, lo pusimos en posición de seguridad, le sacamos la lengua para que no se ahogara y Marco le realizó los movimientos de reanimación”, contó Pablo.

Marco, muy conmocionado, explicó: “Intentamos reanimarlo, tomarle el pulso, hablándole para que despertara pero estaba en coma realmente… le tomé el pulso tres veces, tengo hijos casi de esa edad, pues como un hijo para mí, imagínate, agarrándole y quedándote con él para que no se quedara solo”.

Pablo comentó que no pudo reconocer detalladamente la cara de los agresores, a pesar de que se cruzaron en una calle muy estrecha: “Los veo muy claramente, muy en concreto que eran 12 y veo que son todos latinos. Las edades las calculo, de ahí a reconocerlos no, porque no me fijo como para reconocerlos”.

Además, contaron que los agresores se llevaron el teléfono móvil de Samuel. Como cuentan los testigos, “el teléfono no se buscó en ningún momento, sabían que se lo habían llevado”.