Web
Analytics

“Estabas mejor cuando sufrías de anorexia”… y el ZASCA fue antológico

Hacer sentir mal a alguien por el aspecto de su cuerpo —eso que ahora se conoce como “body shaming“— se está convirtiendo, desgraciadamente, en un comportamiento cada vez más común. Se trata de un fenómeno en parte impulsado a por los medios de comunicación, que siempre están emitiendo juicios y observaciones sobre las celebridades por su imagen personal.

Sólo hay que leer la sección de comentarios de alguna revista, página de Facebook o canal de YouTube para darnos cuenta de que, escondidas tras el anonimato y la masificación de Internet, hay gente que parece que disfruta disfrutando sin piedad a personas que ni siquiera conocen.

Afortunadamente, también hay gente de esa que con su sola presencia hacen de las redes sociales un sitio mejor. Y una de ellas es Megan Jayme Crabbe, una joven de 24 años que se ha convertido en un fenómeno viral en Instagram después de haber conseguido superar una enfermedad tan terrible como es la anorexia.

Por ese motivo, Megan ha convertido su cuenta en un bonito ejemplo a seguir por millones de adolescentes que sufren esta epidemia del siglo XXI.

En una de sus últimas publicaciones, Megan mostró una fotografía de cuando padecía la enfermedad, con los siguientes comentarios dedicados a las personas que en el pasado criticaron su cambio físico:

 

“Espera, ¿entonces simplemente tomaste la decisión de ARRUINAR tu cuerpo?”

No, simplemente dejé de torturarme a mí misma todos los días por no tener la imagen que me hicieron creer que debía tener.

“Pero parecías mucho más sana antes”.

Eso es gracioso, tu también parecías mucho más inteligente antes de que hicieras equivaler salud con peso, y olvidaras que la salud mental es salud también.

“Podrías haberte mantenido igual y amar tu cuerpo, no necesitabas volverte gorda”.

Podría haberme mantenido igual y volver a caer en un desorden alimenticio que casi me mató cuando tenía 15 años. Podría haber seguido muriendo de hambre y haciendo ejercicio obsesivamente durante horas todos los días, pero eso nunca me habría ayudado a encontrar el amor propio. Esto es simplemente lo que mi cuerpo necesitaba para alcanzar mi libertad mental. ESTE ES MI CUERPO FELIZ.

“Pero seguramente no puedes ser feliz con ese aspecto, yo no sería feliz en ese cuerpo”.

Yo tampoco pensaba que podría, pero resulta que la felicidad no es una talla. Y yo pasé muchos años pensando que así era. Ahora no dejaré de hacerle saber a la gente que merecen ser felices siendo exactamente como son. Merecen vivir ahora, no cuando pesen 5 kilos más. Se merecen esa libertad mental. Así que para todos los que estáis leyendo esto: espero que consigáis vuestra libertad también, sea cual sea su aspecto. OPs estaré alentando en cada paso del camino.

PD: ESTOS SON COMENTARIOS QUE RECIBÍ EN MI ÚLTIMA FOTO DE ANTES Y DESPUÉS. POR SUERTE PARA MÍ, HACEN QUE QUIERA SEGUIR AVANZANDO AÚN MÁS.”

Sin embargo, aunque muchos de sus seguidores felicitaron a la joven por su fortaleza, también  hubo algunos trolls que siguieron dedicándose a comentar… “que estaba mejor antes. Y se llevaron el ZASCA de su vida con las respuestas de Megan:

 

🌸 Yo soplando pétalos de flor a los que han dicho que la gente no debería amar sus michelines 🌸 😏💜💙💚🌈🌞

 

“”No creo que debas comer eso”

Yo buscando a quién coño ha pedido tu opinión.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.