Web
Analytics

«Estoy harto» El padre de Marta del Castillo estalla y amenaza con tomarse la justicia por su mano para resolver la muerte de su hija

Antonio del Castillo dice basta

El caso de Marta del Castillo continúa siendo un misterio casi 13 años después de su desaparición y asesinato en Sevilla. Pese a que el principal acusado de su muerte, Miguel Carcaño, cumple condena en la cárcel, y reconoció haberla asesinado, el cadáver de la joven sigue sin aparecer y quedan muchas incógnitas por resolver.

Los padres de Marta, Eva y Antonio, llevan años defendiendo la teoría de que el condenado no es el verdadero autor de la muerte de la joven. Ellos señalan directamente hacia el hermano de Carcaño, Francisco Javier Delgado. El cual acabó absuelto en el juicio celebrado en el año 2011, al igual que el resto de imputados en el caso.

Los padres de Marta del Castillo no pararán hasta conocer toda la verdad sobre el crimen, pero sobre todo hasta descubrir el paradero del cuerpo de su hija, la gran incógnita que queda por resolver tras trece años de investigación e intentos frustrados. La familia está dispuesta a casi todo y así lo siguen demostrando tras la última baza que han jugado con el piso de León XIII donde se produjo el asesinato el fatídico 24 de enero de 2009. El inmueble fue ofrecido a Carcaño como «recompensa» si desvelaba el paradero del cuerpo de la joven.

En una entrevista para ABC, Antonio del Castillo ha dejado varios titulares que dejan claro que la situación en la que se encuentra es límite y que se está quedando sin fuerzas para soportar el impacto de la no aparición del cuerpo de su hija.

No descarta llegar a saltarse la ley

Preguntado por si le quedan todavía fuerzas, el «padre coraje» es tajante: «claro que me quedan. Me han puesto una verdad por escrito que es la que ellos quieren, tengo dos sentencias distintas de jueces distintos, ¿por qué? Si hay gente que sabe la verdad, uno en la cárcel y un puñado libremente por ahí, ¿por qué me lo tengo que comer?, ¿por qué la ley, el sistema judicial y el policial no son capaces de darme una realidad? ¡Pues no, yo no soy así! Mientras esté dentro de la ley, haré lo que haga falta. Y tampoco le digo que algún día no me salga, como persona no le puedo asegurar que un día no me salte las reglas del juego. Siento hablarle de esta forma, pero es que ya estoy harto»

La entrevista hace hincapié en la dureza de sus palabras y confiesa: «ya, pero yo sigo las reglas del juego y el juego me está dejando tirado. ¿De qué juego me están hablando? ¿Porque lo diga un fulanito con galones me lo tengo que comer? Pues yo no. No les voy a dar la razón ni porque lleven galones ni porque lleven toga. Y creo que cualquier padre haría lo mismo, a mí no me tienen que tachar ni de mejor ni de peor padre, hago lo mismo que haría cualquiera, soy una persona trabajadora, he seguido siempre todas las reglas del juego. Yo había entrado en una comisaría sólo para renovar el DNI y cuando tuve que entrar por otra razón me di de bruces con la realidad»