Web
Analytics

Fallece 9 meses después el padre coraje que pedía justicia para su hijo Samuel

Un conductor alcoholizado y drogado atropelló mortalmente a su hijo de 11 años.

La trágica noticia ha dejado a todo el mundo estupefacto. Tan solo 9 meses han separado al muerte de un niño de 11 años que murió atropellado por un conductor borracho y drogado en noviembre de 2020, y la de su padre, que luchó en todo momento para que se hiciera justicia. Un infarto fulminante se ha llevado al padre, Obdulio.

Su vida de Obdulio dio un giro cruel el 15 de noviembre del año pasado. En aquella fecha, su hijo Samuel salía de una hamburguesería en Ciudad del Este, en Paraguay. Fue mortalmente atropellado por Lucas Leiva, un joven de 20 años que después se comprobó que había consumido drogas y alcohol.

El caso fue considerado un homicidio imprudente, a pesar de las evidencias. Por este motivo, el responsable de la muerte del menor esquivó la cárcel, y a fecha de hoy sigue cumpliendo arresto domiciliario a pesar de la indignación de todo el país.

Sin embargo, la familia de Samuel no se ha rendido en ningún momento, y ha pedido todo este tiempo una y otra vez la calificación de homicidio doloso. Obdulio, el padre del joven, encabezó las movilizaciones para presionar a la justicia. Se convirtió en un padre coraje, conocido en todo Paraguay. Ahora, su corazón se ha detenido para siempre.

Él mismo pidió un perito en accidentología cinco meses después del suceso. “Sin eso no podemos avanzar, nos preocupa mucho y tenemos miedo que venza el plazo”, dijo. La familia y sus abogados removieron cielo y tierra para que se revisara el caso, ya que las evidencias lo dejaban claro que el conductor estaba alcoholizado y que, de hecho, cuando atropelló a la víctima estaba huyendo de otro accidente.

“Nuestra abogada presentó las evidencias que deben ser analizadas por el perito”, dijo el padre coraje. El 15 de noviembre, a las 20:50, Lucas Leiva conducía un Toyota Premio gris por la avenida San José de Ciudad Este. Chocó por la parte trasera con otro vehículo y, para eludir la responsabilidad, huyó del lugar a gran velocidad.

En esa huida cuando atropelló a Samuel, que estaba saliendo de una hamburguesería. Tras llevarse al niño por delante aplastó el coche contra una columna de la calle. El poste cayó sobre el vehículo causando lesiones al conductor, que pasó varios días en el hospital. Mientras, Samuel falleció por fractura cervical y politraumatismo en la cabeza.

La lucha para que se haga justicia continúa.

En el momento del accidente, el menor se encontraba en compañía de su familia. “Es algo que no podré olvidar jamás, una imagen que tengo grabada en la cabeza para siempre”, relató el padre. Pero el dolor por la muerte del pequeño y la lucha por hacer justicia terminaron pasando factura a su salud.

El entorno de la familia no tiene ninguna duda que el hombre ha fallecido por culpa de las secuelas de todo ese sufrimiento. La abogada de la familia, Carolina Arias, lamentó la muerte de Obdulio y explicó que nunca perdió la esperanza. La causa se encuentra ahora a cargo de tres fiscales, y promete continuar su lucha. “Primero buscaba justicia para el niño, pero ahora voy a ir con todo por la familia, por ese papá que se fue clamando justicia para su hijo”, afirmó la letrada.

“Tengo un compromiso doble con esta familia”, añadió. La causa sigue su curso con la misma intensidad que hasta ahora.

Sonia perdió a un hijo y, ahora, a su marido.

El empeño de Obdulio arrastró a toda una multitud que se sumó a la campaña “Justicia por Samuel”. Lo que empezó siendo una demanda por el caso de Samuel, se terminó convirtiendo en una petición general: quieren cambiar la ley para que no vuelva a suceder algo similar.

Ahora, la cara más amarga de la tragedia es la de la madre del niño, Sonia, que en pocos meses ha perdido a un hijo y a su marido. Su llamamiento es claro: “Ya no podemos vivir así, me quitaron a mi hijo de 11 años. La ley debe modificarse, no podemos permitir que esto vuelva a suceder”, dijo.